La Investigación-Acción Participativa como metodología de

La Investigación-Acción Participativa como metodología de mediación e integración socio-comunitaria. Paloma Bru Martín, socióloga. Manuel Basagoiti R., sociólogo.


Texto en PDF


Paloma Bru Martín, socióloga. [email protected]
A modo de introducción, y partiendo de un diagnóstico autocrítico de la realidad de la participación, parece evidente que las instituciones locales y los movimientos sociales disponen hoy por hoy de un escaso margen de maniobra para transformar el mundo, pero dicho esto, vale la pena reflexionar sobre las ventajas de la participación y la necesidad de políticas públicas que la refuercen y promuevan. La participación permite la adecuación de las respuestas desde lo público a las necesidades y demandas de los ciudadanos. La participación y la consulta permiten anticiparse a ciertas demandas ciudadanas antes de que éstas cristalicen en reivindicaciones que pueden producir respuestas apresuradas, escasamente planificadas y probablemente más costosas económicamente. La participación favorece una mayor eficiencia en la intervención pública, al producirse respuestas y propuestas bien orientadas que optimicen recursos: mejores servicios con iguales La participación profundiza en la democracia y facilita la articulación social. Se trata de asumir que la fragmentación y dialéctica social pueden posibilitar el cambio si se abordan desde de un planteamiento complejo y dinámico de las relaciones sociales y la construcción colectiva de La participación introduce las perspectivas de los diferentes actores sociales (mayoría silenciosa, sectores de base, minorías activas, agentes económicos e instituciones) en el ámbito de la planificación y la intervención y permite orientar y gestionar de forma complementaria aquellos procesos planificadores que han identificado claramente los intereses de los Finalmente, la participación permite alcanzar u obtener el mayor consenso posible, público/privado/ciudadano, a través de distintos procesos abiertos de consulta y debate, ya sea dentro del modelo tradicional de participación local mediante normas y reglamentos de participación local, consulta ciudadana o referéndum, o bien dentro de las nuevas estrategias y dinámicas de participación que más adelante se van a exponer. Las metodologías participativas, como herramientas complementarias del trabajo profesional en el ámbito micro-local, como un barrio, distrito o municipio, pueden contribuir a alcanzar el “objetivo último” de integración comunitaria y cohesión social. La participación ciudadana es un medio para mejorar la calidad de vida. Como institución pública al servicio de los ciudadanos, los profesionales del área de la salud, deben estar también comprometidos con el medio local en términos de ofreciendo buenos servicios a los ciudadanos, de optimizando recursos y procesos y de claridad, transparencia, comunicación y
Esta responsabilidad pública y social de
Comprensibilidad del sistema sociosanitario, dado el aumento de áreas e instancias interrelacionadas y su complejidad creciente. Respuesta a las necesidades que los ciudadanos plantean en el campo de la salud. Accesibilidad: capacidad real de un individuo particular para interactuar con la Administración. Fomento de la participación activa: posibilidad de ser partícipes tanto en la toma de decisiones, como en la cooperación activa con la Administración de cara a la satisfacción de las necesidades colectivas, más allá del derecho a Ante este reto, la Medicina de Familia y Comunitaria y las áreas de atención primaria, tradicionalmente las más cercanas al ciudadano,parecen estar en mejor posición para abrir sus actuaciones a la participación de la comunidad local. Esta última, naturalmente, vive los problemas y carencias como algo muy cercano, a la vez que produce complejos juegos y conflictos de intereses sociales a los que la institución debe dirigir su mirada con intención de comprenderlos e interactuar con ellos. Los consejos de salud son espacios de relación en contextos locales que se pueden aprovechar como marcos privilegiados para la participación de la ciudadanía en los temas que les afectan y para llevar adelante sus propuestas e iniciativas de mejora. MODELOS DE PARTICIPACIÓN: LA PARTICIPACIÓN CLÁSICA Un enfoque orientado hacia los derechos ciudadanos incorpora ciertos dispositivos o instrumentos de recepción de sugerencias, peticiones y quejas así como de comunicación e información individualizada. Instrumentos como las líneas directas de alcaldía, ventanillas únicas, teléfonos de información, oficinas de información municipal, espacios de expresión ciudadana en los medios de comunicación públicos, buzones, etc.,son los más frecuentemente utilizados. También es posible desconcentrar este tipo de gestión, con el fin de acercarla más al ciudadano, a través de unidades administrativas municipales por barrios, distritos, zonas homogéneas, etc. Otro mecanismo de participación relacionado con los derechos de ciudadanía es la, bien en temas puntuales con el fin de conocer la opinión relativa a una actuación única y específica a través de referéndum, o bien en procesos de mayor duración y de mayor calado y relevancia para el futuro de la ciudad, como planes integrales, estratégicos, de urbanismo, etc., en los que la consulta y la participación son requisitos de implicación Este tipo de consultas se ha experimentado con notable éxito consiguiendo una importante o adecuada aproximación de los ciudadanos a los temas de debate. La consulta se puede articular La consulta individual, a través de la técnica de encuesta o referéndum, incluyendo o no criterios muestrales de representatividad. Produce un efecto pragmático, de toma de La consulta colectiva a asociaciones, entidades, instituciones públicas y privadas, mediante comisiones ciudadanas, grupos de debate, técnicas o dinámicas de grupo tipo Delphi. Está
más basada en la representación de intereses, opiniones y posiciones respecto a la ciudad y iciativas más sectorializadas y especializadas. Tanto la participación territorial, por ejemplo a través de consejos de barrio, como la sectorial, a través de consejos específicos de mujer, juventud, salud, etc., adolecen de excesiva reglamentación y formalización y actúan de forma disuasoria, provocando la huida de aquellos que desean hacer una propuesta a título individual o en un momento determinado. Para empezar, la participación ciudadana se podría facilitar con el simple acercamiento de la institución a la base del tejido social a través de monitores, animadores o trabajadores de calle, que recogieran propuestas in situ, dinamizaran el trabajo de debate en el nivel de base, barrio o zona, para después trasladar esas propuestas e iniciativas a los órganos centrales de la institución municipal y las respuestas correspondientes a los ciudadanos implicados. Se trata en fin de reglamentar lo mínimo posible, facilitar el acceso de todos los ciudadanos y abrir un número mínimo de comisiones de trabajo, por ejemplo, por grandes ámbitos que se corresponden con las áreas de gestión municipal. En todo caso, es necesaria la confluencia entre la voluntad política, el compromiso de los técnicos y profesionales, la responsabilidad del movimiento ciudadano y la implicación del tejido social “informal” (conjunto de acción ciudadanista) para crear nuevos espacios de participación útiles y dotarlos de contenido específico y desarrollo permanente. LAS CARACTERÍSTICAS BÁSICAS DE LA INVESTIGACIÓN-ACCIÓN La meta última de la investigación-acción participativa (IAP en adelante) es conocer para transformar; siempre se actúa en dirección a un fin o un “para qué”, pero esta acción no se hace “desde arriba” sino desde y con la base social. Dentro de este proceso secuencial , la investigación es tan sólo una parte de la pero hay que tener en cuenta que se trata ya de una forma de intervención, al sensibilizar a la población sobre sus propios problemas, profundizar en el análisis de su propia situación u organizar y movilizar a los participantes. Desde la óptica de la IAP, la población es el agente principal de cualquier transformación social y de su activa colaboración dependerá el cambio efectivo de la situación que vive. Esta postura rechaza pues el asistencialismo que impera en la mayor parte de los programas gestionados “desde arriba” por un Estado benefactor, una institución social o un equipo técnico de profesionales. Por tanto, el objeto de estudio o problema a investigar parte del interés de la propia población, colectivo o grupo de personas y no del mero interés personal del investigador. En consecuencia, se partirá de la propia experiencia de los participantes, de las necesidades o problemas vividos o sentidos. Con esta metodología se trata de , es decir, de entender más y mejor la realidad, de , o sea de investigar para mejorar la acción y de esto es, de utilizar la investigación como medio de movilización social. La IAP como herramienta o instrumento para generar tejido social ha sido ampliamente desarrollada por T. Rodríguez-Villasante y colaboradores, a través del “método de análisis de redes y conjuntos de En la IAP, el objeto de estudio tradicional de la investigación social, la población, pasa a ser sujeto que investiga. Esta práctica autorreflexiva se instrumentaliza u operativiza en el
“principio de dialogicidad” de P. Freire, según el cual el investigador y la población establecen una relación de comunicación entre iguales, un diálogo horizontal entre educando y educado, investigador y población basado en la reciprocidad. La participación de la población, colectivo o grupo puede adoptar dos formas básicas, aunque entre ambos polos se pueden establecer toda una serie de posibilidades según cada situación concreta. Así, puede participar durante todo el proceso, en la selección del problema u objeto de estudio, diseño de la investigación, trabajo de campo, análisis de resultados y diagnóstico crítico, elaboración de propuestas, debate y toma de decisiones, planificación y ejecución de actividades y evaluación de la acción. O bien de una forma parcial, es decir, participando en algunas de las fases, por ejemplo en el diseño pero no en la realización de la investigación para, una vez obtenidos los resultados, discutir y La colaboración entre los técnicos y los sectores de base ha de partir de la asunción de un compromiso político-ideológico por parte de los primeros. Este compromiso explícito supone orientar, ayudar, movilizar, sensibilizar en la producción de un conocimiento que ayude a mejorar la propia realidad. Se acaba pues con la pretendida imparcialidad de la ciencia, o su falta de intencionalidad, siempre se produce un saber para alguien y/o para algo. Por último es conveniente señalar que la IAP no es una metodología de investigación exclusiva, ya que no es la única forma de alcanzar del desarrollo político, económico, social y cultural de una comunidad, ni excluyente, dado que no sustituye a otras técnicas de investigación y análisis de la realidad. Su aplicación dependerá de las posibilidades, necesidades y recursos con los que nos encontramos en cada situación concreta. No obstante, hay que recordar que la IAP sólo puede ser aplicada en ámbitos reducidos, tales como un barrio, organización, distrito, comunidad rural, etc., a fin de que la participación sea realmente efectiva y la población llegue a tomar las riendas del proceso de transformación. Los elementos definitorios o La IAP supone un re-conocimiento de uno mismo, de otras personas o grupos, del entorno y del mundo. Es un proceso de que permite analizar la historia desde otro punto de vista y analizar aspectos tales como a quién beneficia una determinada situación, a quiénes les ha interesado mantenerla o cómo construimos la situación desde nuestro lenguaje. Asimismo es un proceso de que ayuda a definir lo que se quiere cambiar y de , ya que mediante el mismo facilitamos que las personas y los grupos encuentren sus potencialidades y las de los demás para Se parte de la idea de que cada vez que tengamos un nuevo conocimiento sobre una situación, hemos de reflexionar sobre si se ha creado un nuevo espacio para que las demás personas también lo tengan. Preguntas tales como ¿avanzamos todos al mismo ritmo?, ¿tenemos todos posibilidad de participar si queremos hacerlo?, se deben abrir en este proceso si queremos que se den la participación y el cambio. Es evidente que la IAP constituye un proceso formativo en diferentes niveles: el de las técnicas aprendidas y aplicadas, el de las vivencias, la historia, la experiencia puesta en común y expresada, el de las actitudes, las motivaciones, las responsabilidades y cómo nos enriquecemos todos con ellas, el de las capacidades en el trabajo en equipo y la organización, el de los conceptos, investigación, acción y participación. Es un proceso de toma de conciencia y sensibilización que posibilita la corresponsabilidad y la implicación en los procesos y el establecimiento de objetivos.
A lo largo del proceso buscamos terrenos comunes de comunicación para acercarnos a los códigos lingüísticos de otros grupos y aprender a escuchar y a expresar. Esto nos abre a la posibilidad de establecer relaciones entre grupos de carácter más complejo que las puramente bilaterales entre dos sujetos. Sin duda, implica la difusión y socialización del conocimiento, la información sobre los recursos existentes y el acceso a Poner en marcha un proceso de este tipo es adentrarse en un trabajo de mediación, ya que se necesita identificar actores, colectivos e intereses y buscar los elementos de compatibilidad entre ellos; identificar necesidades de la base social, los nudos de las redes, los comunicadores y los mediadores informales y tener reconocimiento de La IAP necesita desenvolverse en espacios abarcables. Para poder conectar con la gente, sus problemas e inquietudes y canalizar propuestas de intervención comunitaria implicando a la base social es necesaria una estrategia a través del trabajo de calle, el uso del lenguaje cotidiano, el uso de los códigos y símbolos de una comunidad y cierto dominio de los valores que circulan por la red social. La Investigación-Acción-Participante propuesta por el sociólogo Tomás Rodríguez Villasante, se inicia con una Fase de dialogo-negociaciónentre los técnicos y profesionales, en este caso del ámbito sanitario, los promotores institucionales de la acción y los representantes de las asociaciones. Este acuerdo previo contempla el diseño de un proyecto de investigación-análisis y reflexión, el cronograma de actividades participadas y los compromisos y responsabilidades asumidas por cada una de las partes.
¿Qué preguntas debemos hacernos antes de comenza
¿De dónde partimos? ¿Qué conocemos de la comunidad?: tipo de población, colectivo al que nos interesa dirigirnos, problemáticas generales, algo de su historia... ¿Qué conocemos del tema que vamos a investigar?, ¿que dimensiones alcanza tanto locales como globales? o queremos impulsarlos? ¿A través de qué mecanismos hemos definido el tema que nos interesa investigar? ¿Responde el tema objeto de estudio que hemos definido a una necesidad sentida por la comunidad, por nosotros, por la Administración...? ¿A quién ocupa y a quién preocupa el tema objeto de estudio?: conocimiento ¿Qué posición ocupamos? ¿Qué papel ocupamos en la red comunitaria? ¿agentes externos, protagonistas...?, ¿con quién nos relacionamos y qué conjunto de acción formamos? ¿Qué capacidad de acceso tenemos al colectivo de estudio que nos interesa? ¿Qué espacios de participación A lo largo del proceso (enseñando y aprendiendo). En el seguimiento (comisión de seguimiento, boletines informativos...). En lo permanente y en lo espontáneo (Grupo Motor, Grupo In-formado, espacios naturales de encuentro que aprovechamos...). En la devolución de la información (la red de acceso a los colectivos a debido ampliarse, el acceso ya es más complejo). En la negociación y construcción de propuestas.
En una segunda Fase de recogida de informaciónse abordan ciertas problemáticas concretas, se recaba la opinión de la población afectada. Quizá nos encontremos con que las demandas recogidas son o demasiado concretas o demasiado generales. En este sentido el por ejemplo el Consejo de salud u otro espacio creado para animar el proceso, debe hacer el esfuerzo de unir las necesidades más sentidas con las problemáticas integrales existentes en el ámbito de la salud para así ir estableciendo puentes entre ambos niveles, es decir, ir de las demandas y necesidades más sentidas a las problemáticas integrales que afectan a todos y todas. En este proceso aprovecharemos para ir indagando sobre hechos históricos, mejor cuanto más recientes, que hayan tenido lugar en la zona donde investigamos, éstos deben ser sentidos por la mayoría de la población y que tener poder para movilizar a gran parte de esta, generando bien consensos, bien conflictos, etc.. Estos, que llamaremos desde ahora nos darán la pauta para adivinar cuáles son los elementos de motivación, interés y movilización Para cubrir esta fase de recogida de información debemos aprovechar al máximo “los espacios naturales” en los que la población se relaciona. Por ejemplo, las salas de espera de los centros de salud, los centros de día para mayores, centros culturales, las plazas y parques, etc.... son espacios idóneos. Utilizar como apoyo medios audiovisuales puede resultarnos muy útil de cara El estudio lo lleva a cabo un de trabajo, el grupo motor lo componen técnicos y voluntarios, encargado de dinamizar tanto la detección de necesidades, a través de entrevistas, y grupos de discusión, como las siguientes fases en las que analizaremoslas necesidades y demandas detectadas en la recogida de información, así como las relaciones existentes entre los diferentes grupos sociales y que a posteriori pueden favorecer u obstaculizar la puesta en marcha de propuestas y acciones de mejora. Finalmente pasaremos a realizar un Cada cierto tiempo, este grupo da cuenta de su trabajo a una comisión de seguimiento más amplia compuesta por representantes de la Administración y del movimiento ciudadano y, finalmente, elabora una propuesta de actuación capaz de aglutinar o articular a la mayor parte de los elementos del tejido social. En la fase de devolución, se debaten, matizan y/o corrigen el diagnóstico y la propuesta con las asociaciones y la población en jornadas y /o talleres abiertos al públicopara consensuar las líneas de actuación, concretar programas y asignar recursos (humanos, materiales, de espacio y tiempo, etc.). Las dos últimas fases del proceso son las de la ejecución y evaluación continua de las acciones propuestas. Aquí es pertinente la aplicación de prácticas y técnicas de difusión amplia tales como campañas, uso de paneles, métodos audiovisuales y medios de comunicación local, aprovechando nuevamente los espacios de mayor uso por parte de la población. Asimismo, es conveniente la formación y dotación de mecanismos para la toma de decisiones y la evaluación participativas. Ejemplo de dichos mecanismos son las coordinadoras, observatorios permanentes, plataformas, etc. LA DINAMIZACIÓN DE GRUPOS: PROPUESTAS METODOLÓGICAS La interacción con personas es una de las piezas claves de este tipo de procesos de dinamización socio-comunitaria. Trabajamos con grupos humanos para transformar su entorno, a partir del
conocimiento crítico de su realidad y de la puesta en marcha de un conjunto de estrategias y propuestas vertebradas dentro de la complejidad local. Cuando estamos inmersos en un proceso de “desarrollo participativo” entramos en contacto con todas aquellas personas y grupos sociales que en mayor o menor medida lo protagonizan, participan en o son participados de él. El contacto y la relación con estos sujetos adquiere dimensiones diferentes según sean los intereses, compromisos u ocupación de tales actores Estos conjuntos de personas son, por un lado, fuente de información ya que nos ayudan a recabar datos acerca de su entorno y sobre las redes de relaciones existentes y, por otro, núcleo de la investigación-acción, participando activamente según su interés, disponibilidad, actitudes, capacidades y formación, en las diferentes etapas del proceso. Por su parte, los técnicos o agentes dinamizadores irán supervisando las diversas etapas del trabajo, tanto en los contenidos como en los métodos. Dado que la IAP es también un proceso de aprendizaje colectivo, es pertinente el uso de dinámicas de grupo, provenientes tanto de la educación popular como de la animación sociocultural. Éstas permiten que los miembros de un grupo se conozcan y aprendan a trabajar juntos de forma autónoma, que todo el conjunto se fortalezca y sea capaz de auto-organizar sus tareas hacia dentro y hacia fuera. Un primer obstáculo que nos podemos encontrar al llegar a una comunidad local o municipio es el de la constitución de equipos de base para el trabajo socio-comunitario. En este caso, aprovecharemos las ocasiones de encuentro con la población para animar a la participación; situaciones como la presentación pública a las asociaciones y a los medios de comunicación local, las entrevistas y los grupos de discusión o la asistencia a actos públicos nos brindan la oportunidad para hacerlo. Debemos cuidar los primeros contactos personales, así con cierta regularidad les haremos partícipes del proceso que estamos intentando dinamizar e iremos incorporándoles al mismo como comunicadores informales. El uso del “informante clave” Los “informantes clave” son personas que cuentan con un amplio conocimiento acerca del medio o problema de estudio; ejemplo de los mismos son: funcionarios, profesionales, líderes y dirigentes de organizaciones populares, comunicadores informales de la base social, etc. La experiencia de estas personas será muy valiosa tanto en los primeros pasos de la investigación, en la fase previa al diseño del proyecto para efectuar una primera aproximación al objeto de estudio, como en las etapas posteriores de trabajo de campo, devolución-difusión de los resultados y puesta en marcha de las acciones propuestas. La forma más habitual de obtener información de estas personas suele ser la , que puede ser “abierta”, si se hace de forma personal lo cual es “lo ideal”, o “semiestructurada”, es decir con un breve guión de preguntas y temas, si optamos por el correo, ega y recogida del cuestionario. Para captar una muestra amplia y diversa de informantes clave se suele utilizar la estrategia de , en la que el primer sujeto proporciona el contacto con otra u otras personas que también pueden aportar una opinión fundamentada y/o experiencia en el tema de análisis. ALGUNAS HERRAMIENTAS PARA EL TRABAJO COMUNITARIO DESDE LA
“taller de autodiagnóstico local” se puede desarrollar al inicio del proceso y tiene los Obtener una primera evaluación sobre la zona objeto de estudio. Para ello se puede utilizar la técnica DAFO, que permite obtener información sobre los puntos fuertes y débiles, las amenazas y las oportunidades. Elaborar un primer de las relaciones que mantienen entre sí los diferentes actores es, tejido asociativo y población en general. Generar consenso en lo que respecta a la demanda sobre el tema a investigar y los objetivos a marcar, haciendo converger los diferentes conjuntos de sensibilidades latentes detectados La técnica DAFO consiste en elaborar un cuadro resumen que nos permite definir y contextualizar el problema en el ámbito de estudio a partir de cuatro marcos de análisis: fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas. Una forma de aplicar esta técnica puede ser la siguiente: se plantea el tema u objeto de estudio de forma clara y concisa. A partir de aquí el grupo hablará primero, a través de una lluvia de ideas, sobre los aspectos positivos o “de éxito” (fortalezas y oportunidades) que relacionan ese tema con el territorio. Las ideas sobre las que se esté de acuerdo se van escribiendo sobre un panel. Posteriormente, también mediante lluvia de ideas se extraen los aspectos negativos o “de riesgo” que también es importante tener en cuenta. El panel definitivo será un primer acercamiento a la realidad del territorio. NEGATIVAS
FORTALEZAS
AMENAZAS
El sociograma o mapa de relaciones es un instrumento que nos va a permitir visualizar a los actores y grupos sociales presentes en el territorio y trazar las conexiones existentes entre ellos. Una posible aplicación de la técnica consiste en hacer dos grupos heterogéneos y repartir tarjetas en blanco, unas con forma triangular para representar a los agentes de la administración, otras rectangulares para representar a los agentes sociales y otras circulares para representar a grupos de población. Cada grupo rellena las tarjen el territorio y las pone sobre una cartulina (arriba las triangulares, en medio las rectangulares y abajo las circulares) para después relacionarlas. Utilizaremos flechas que unan los diferentes actores en términos de dependencia, de colaboración...), (de aislamiento, de desinterés, de temporalidad, ...) conflicto, sin relación, relaciones indirectas (un actor con otro a través de un tercero), etc. En el grupo se discute hasta llegar a un consenso y luego al ponerlo en común se explicará la razón de cada una de las relaciones. En asamblea se intenta generar un único esquema y se reflexiona sobre las zonas donde el mapa se hace más denso en sus relaciones, donde estas se hacen más intensas, los bloqueos existentes, los elementos articuladores (dinamizadores) y los espacios Al hacer estos mapas también es muy interesante intentar definir aquellos elementos “comunicadores” (personas, grupos, etc.) que adquieren un peso importante en la conexión de
unos niveles con otros, por ejemplo el nivel asociativo es un intermediario entre la población y 1. Basagoiti R., Manuel, Bru M., Paloma y Lorenzana, Concha. “La IAP de bolsillo
”. Edita 2. López de Caballos, P. Un método de Investigación-Acción Participativa
Ed. Popular. 3. Rodríguez-Villasante, T. Del Desarrollo Local a las Redes para Mejor Vivir
Ed. Lumen. 4. Sánchez Alonso, M. La participación, metodología y práctica
5. VV.AA.: El análisis de la realidad en la intervención social
(métodos y técnicas de 6. VV.AA.: La investigación social participativa
7. VV.AA.: Prácticas locales de creatividad social
VV.AA.: “La Investigación Acción Participativa”. Documentación Social nº 69. Cáritas,
Instituciones
úblicas
MASS MEDIA
A
SOCIACIONES Vecinales, Juveni –les, O.N.G.S, ecologistas, etc.
Consejo de
MEDIOS DE COMUNICACIÓNLOCALES
PLATAFORMAS Y REDES SOLIDARIDAD, ECONOMÍA SOCIAL, ETC.
HOMBRES ADULTOS
JÓVENES
MUJERES
MINOR
ÉTNICOS
COMUNICADORES (técnicos asociaciones, profesionales Centros de salud, etc.) Traducen el discurso de arriba hacia abajo y viceversa y trasladan las necesidades.
COMUNICADORES Traducen el discurso de arriba hacia abajo y viceversa
trasladan las necesidades.
ETC.
Á
GENES
EL PODER TEJIDO SOCIAL
B
ASE SOC
I
AL Propuesta de leyenda de relaciones:
Relaciones fuertes: a) de dependencia b) de colaboración Relaciones débiles: c) de aislamiento d) de desinterés e) puntuales Relaciones de conflicto Espacios sin relacionar Relaciones indirectas ( a través de terceros)
Es interesante que larepresentación gráfica y ladefinición de las relaciones lasreinventemos según la realidad decada localidad y para cadamomento del proceso.

Documentos PDF asociados:

La Investigación-Acción Participativa como metodología de ...
METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN Cómo escribir una tesis
La investigación-acción
La investigación-acción en el aula
La investigación-acción en educación
CES DON BOSCO. Proyecto de Investigación-Acción para la ...
01-PRIMER LIBRO-INVESTIGACIÓN-ACCIÓN EN EL DEPORTE-6-10-2015
METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN - uma.edu.ve
Metodología de la Investigación - dgb.sep.gob.mx
Metodología de la investigación
METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN I - uva.es
METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN - sld.cu
METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN - aliat.org.mx
ÓDULO II METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN
El Proyecto Y La Metodologia De La Investigacion/ The ...
METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA
metodologia de la investigacion 5 edici n
METODOLOGÍA DELA INVESTIGACIÓN
METODOLOGÍA DELA INVESTIGACIÓN - uv.mx
METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACION CRIMINAL
METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN ... - cursos.aiu.edu
METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN - editorialpatria.com.mx
Introducción a la Metodología de la Investigación
Metodología de la Investigación - Just another WordPress ...
Investigación. Fundamentos y metodología
Metodología de Investigación - recursos.salonesvirtuales.com
La metodología en la investigación jurídica - rtfd.es
Metodología de la Investigación - profesores.fi-b.unam.mx
La investigación científica: Teoría y metodología
Metodología y diseño de investigación de una teoría ...
Metodología de la investigación - Sexta Edición
METODOLOGÍA El enfoque de esta investigación se sitúa ...
Metodología de la Investigación - data.over-blog-kiwi.com
Metodologia de la investigacion educativa Manuales de Metodo
Metodología de la Investigación y Práctica Clínica basada ...
Metodología de la investigación. Para las Ciencias de la Salud
METODOLOGÍA Y TÉCNICAS ANALÍTICAS PARA LA INVESTIGACIÓN DE ...
LA COMUNIDAD COMO ELECCIÓN: TEORÍA Y PRÁCTICA DE LA ACCIÓN ...
COMUNICACIÓN CIENTÍFICA PARTICIPATIVA - ccs.upf.edu
CÓMO ESCRIBIR UN BUEN ARTÍCULO DE INVESTIGACIÓN