Lauren Weisberger venganza - planetadelibros com

Wintour. Su primera novela, El diablo viste de Prada, fue publicada en abril de 2003, se mantu-vo seis meses en las listas de libros más vendidos del The New York Times y ha sido publicada en 31 países. La novela se llevó después al cine con un impresionante éxito de taquilla. Sus siguientes novelas también alcanzaron las listas del The


Texto en PDF


 Diagonal, 662, 08034 Barcelona
www.editorial.planeta.es
www.planetadelibros.com

Diseño de la cubierta: Departamento de Arte y Diseño.
Fotografía de la cubierta: © Alex Monge
Fotografía de la autora: © Mike Cohen Photography
26 mm
10041014
PVP
17,90

 
9788408128946
SELLO
FORMATO
SERVICIO
PLANETA
15 x 23
COLECCIÓN
FC
R
CARACTERÍSTICAS
4/0
XX
IMPRESIÓN
FORRO TAPA
PAPEL
PLASTIFÍCADO
UVI
RELIEVE
BAJORRELIEVE
STAMPING
GUARDAS
XX
brillo
XX
en titulo y subtiutlo
XX
en subtitulo ROJO Luxor 307
XX
INSTRUCCIONES ESPECIALES
XX
PRUEBA DIGITAL
VALIDA COMO PRUEBA DE COLOR
EXCEPTO TINTAS DIRECTAS, STAMPINGS, ETC.
DISEÑO
EDICIÓN
29/abril Sabrina
LA CONTINUACIÓN DEL BESTSELLER
EL DIABLO VISTE DE PRADA
La
venganza
viste
de Prada
Lauren
Weisberger
La continuación más esperada, la secuela al bestseller
internacional
El diablo viste de Prada.
Ha pasado casi una década desde que Andy Sachs dejó el trabajo
«por el que un millón de chicas matarían», como ayudante de Mi-
Runway
, un sueño que resultó ser una
pesadilla.
La vida de Andy ha mejorado mucho: ha montado su propia revis-
ta, que se ha convertido en un referente, y ha conocido al amor de
su vida, Max Harrison, con el que está a punto de casarse. Pero el
karma le juega una mala pasada y no deja que Andy se libere com-
pletamente del pasado. Pronto se da cuenta de que nada es lo que
parece, ni su novio, ni su socia ni su propia carrera, y de que sus es-
fuerzos por construir una nueva vida la llevan de nuevo al in
Þ
erno
Vuelve la jefa más odiosa de la historia de las jefas odiosas.
Vuelve el diablo.
Lauren Weisberger
nació en Pennsylvania
en 1977. Al acabar la universidad, se dedicó a
recorrer el mundo. Cuando regresó a EE.UU.
se mudó a Manhattan y trabajó como ayudante
de la editora en jefe de la revista
Vogue
, Anna
Wintour. Su primera novela,
El diablo viste de
Prada
, fue publicada en abril de 2003, se mantu-
vo seis meses en las listas de libros más vendidos
del
The New York Times
países. La novela se llevó después al cine con un
impresionante éxito de taquilla. Sus siguientes
novelas también alcanzaron las listas del
The
New York Times
, convirtiendo a Weisberger en
una de las autoras más exitosas y leídas del mo-
mento. En la actualidad vive en Nueva York
con su marido e hijas.
www.laurenweisberger.com
www.facebook.com/lauren.weisberger
https://twitter.com/LWeisberger
La venganza viste de Prada
Lauren
Weisberger
Otros títulos de la autora
LAUREN WEISBERGER
LA VENGANZA

VISTE DE PRADA
Traducción de

Montse Triviño
001-432 Venganza.indd 5
15/04/2014 8:25:08
No se permite la reproducción total o parcial de este libro, ni su incorporación a un sistema informático, ni su transmisión en cualquier forma o por cualquier medio, sea éste electrónico, mecánico, por fotocopia, por grabación u otros métodos, sin el permiso previo y por escrito del editor. La infracción de los derechos mencionados puede ser constitutiva de delito contra la propiedad intelectual (Art. 270 y siguientes del Código Penal)Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográcos) si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra. Puede contactar con CEDRO a través de la web www.conlicencia.com o por teléfono en el 91 702 19 70 / 93 272 04 47Título original: Revenge wears Prada© Lauren Weisberger, 2013© por la traducción, Montse Triviño, 2014© Editorial Planeta, S. A., 2014 Diagonal, 662-664, 08034 Barcelona (España) www.editorial.planeta.es www.planetadelibros.comPrimera edición: junio de 2014Depósito legal: B. 9.488-2014ISBN 978-84-08-12894-6ISBN 978-1-4391-3663-8, Simon & Schuster, Nueva York, edición originalComposición: Fotocomposición gama, slImpresión y encuadernación: Grácas Estella, S. L.Printed in Spain - Impreso en EspañaEl papel utilizado para la impresión de este libro es cien por cien libre de cloro y está calicado como papel ecológico
001-432 Venganza.indd 6
23/04/2014 12:55:17
9
1
Mientras viviera
Caía una cortina inclinada de agua, gélida e implacable, y el viento
soplaba en todas las direcciones posibles, con lo que volvía práctica
-
mente inútiles los paraguas, los chubasqueros y las botas de agua. No
obstante, tampoco era que Andy dispusiera de ninguno de esos ar-

tículos. Su paraguas Burberry de doscientos dólares se había negado a
abrirse y, al intentar forzarlo, se había roto. La chaqueta de pelo de
conejo, provista de un cuello extragrande pero no de capucha, le ce
-
ñía espectacularmente la cintura, si bien no servía de mucho a la hora
de protegerla de aquel frío que se metía en los huesos. Los flamantes
zapatos de ante y tacón de aguja, de Prada, le daban un aire alegre con
su tono fucsia, pero le dejaban casi todo el pie descubierto. Y en cuan
-
to a los ajustados
leggings
de cuero, el gélido viento los volvía tan efec
-
tivos como unas medias de seda, por lo que tenía la sensación de no
llevar nada en las piernas. Los treinta y cinco centímetros de nieve
que cubrían Nueva York ya habían empezado a convertirse en una
masa gris semiderretida y, por enésima vez, Andy deseó vivir en cual
-
quier lugar menos en aquella ciudad.
Como si quisiera subrayar esa idea, un taxista pasó disparado por
un semáforo en ámbar y le tocó el claxon, pues Andy había cometido
el gravísimo delito de intentar cruzar la calle. Reprimió el impulso de
hacerle un gesto obsceno con el dedo —últimamente, todo el mundo
parecía ir armado—, y se limitó a apretar los dientes y a lanzarle men
-
talmente toda clase de improperios. Teniendo en cuenta la altura de
los tacones que llevaba, consiguió desplazarse a una velocidad acepta
-
ble a lo largo de las dos o tres manzanas siguientes: la calle Cincuenta
001-432 Venganza.indd 9
15/04/2014 8:25:08
10
y dos, la Cincuenta y tres, la Cincuenta y cuatro... Ya no faltaba mu
-
cho y, por lo menos, dispondría de unos momentos para entrar en
calor antes de tener que volver corriendo a la oficina. Se consolaba
pensando en un café bien calentito y, quizá, una galleta con trocitos
de chocolate cuando de repente, en algún lugar, oyó
aquel
tono de
teléfono.
¿De dónde procedía? Echó un vistazo a su alrededor, pero los de
-
más transeúntes no parecían oír los timbrazos, que cada vez resulta
-
ban más estridentes. ¡Riiiiiiing! ¡Riiiiiiing! Aquel tono de llamada.
Sería capaz de reconocerlo en cualquier parte del mundo mientras
viviera, aunque en realidad le sorprendía que todavía se fabricaran
teléfonos que sonaran así. Hacía muchísimo tiempo que no lo oía y,
sin embargo..., los recuerdos volvieron atropelladamente. Antes de
coger el teléfono que llevaba en el bolso ya sabía lo que se iba a encon
-
trar, pero de todos modos se quedó de piedra al ver el nombre que
aparecía en la pantalla:
M P
.
No pensaba contestar. No podía. Cogió aire con fuerza, pulsó la
tecla «Ignorar» y volvió a guardar el teléfono en el bolso. Casi de in
-
mediato, empezó a sonar de nuevo. Andy se dio cuenta de que se le
había acelerado el corazón y de que cada vez le costaba más y más
se dijo al tiempo que
bajaba la barbilla para proteger el rostro de una lluvia que ya era lite
-
ralmente un aguacero—, y sigue andando.» Se hallaba apenas a dos
manzanas del restaurante —lo veía a lo lejos, iluminado como una
cálida y reluciente promesa— cuando una ráfaga especialmente mal
-
vada la empujó con fuerza hacia adelante, lo que le hizo perder el
equilibrio y meterse directamente en uno de los peores lugares del
invierno neoyorquino: un charco negruzco y fangoso de suciedad,
agua, sal, porquería y quién sabía qué más, tan repugnante, gélido y
asombrosamente profundo que no se podía hacer nada excepto re
-
signarse.
Y eso fue justo lo que hizo Andy allí mismo, en mitad de aquella
charca infernal que se había formado entre la calzada y el bordillo. Se
quedó plantada como un flamenco, manteniendo grácilmente el equi
-
001-432 Venganza.indd 10
15/04/2014 8:25:08
11
librio sobre el pie sumergido y sosteniendo el otro a una considerable
altura por encima del lodo inmundo. Y así permaneció unos treinta o
cuarenta segundos, mientras sopesaba las opciones. Los demás tran
-
seúntes daban un rodeo para esquivarla a ella y al pequeño lago fango
-
so, y sólo los que llevaban botas de agua hasta la rodilla se atrevían a
cruzarlo por el centro. Pero nadie le tendió una mano y, al darse cuen
-
ta de que el charco era lo bastante amplio en todas direcciones como
para que le resultara imposible salir de él de un solo salto, se prepa-

ró para recibir otra gélida impresión y colocó el pie izquierdo junto al
derecho. El agua helada le subió rápidamente por los tobillos y se detu
-
vo más o menos en la parte baja de la pantorrilla, cubriendo así ambos
zapatos fucsia y unos diez centímetros de
leggings
de cuero. Andy
tuvo que hacer un esfuerzo para no echarse a llorar.
Los zapatos y los
leggings
estaban para tirar, y tenía los pies prácti
-
camente congelados. Para poder salir de aquel lodo inmundo no le
quedaba más remedio que seguir caminando. Y, por si todo eso no
fuera bastante, no podía dejar de pensar lo siguiente: «Esto es lo que
te pasa por no cogerle el teléfono a Miranda Priestly».
Sin embargo, no tuvo tiempo de regodearse en su desgracia, por
-
que nada más alcanzar el bordillo y detenerse un instante para calcu
-
lar los daños, el teléfono volvió a sonar. Había demostrado agallas
—qué coño agallas, temeridad más bien— al ignorar la primera lla
-
mada, pero no podía volver a hacerlo. Chorreando, temblando y al
borde de las lágrimas, tocó la pantalla y contestó.
—¿An-dre-aaa? ¿Eres tú? Te has marchado hace una eternidad.
Te lo preguntaré sólo una vez: ¿dónde-está-mi-comida? No pienso
tolerar que me hagan esperar de esta manera.
pensó ella—. Has marcado mi número,
¿no? ¿Quién quieres que te conteste?»
—Lo siento muchísimo, Miranda. Pero es que hace un tiempo de
mil demonios y estoy intentando...
—Espero que vuelvas inmediatamente. Es todo.
Y, antes de que Andy pudiera decir una sola palabra más, se cortó
la comunicación.
001-432 Venganza.indd 11
15/04/2014 8:25:08
12
Daba igual que el agua que se le había metido en los zapatos le
chapoteara asquerosamente entre los dedos, daba igual que ya le hu
-
biera resultado lo bastante difícil caminar con aquellos tacones cuan
-
do aún tenía los pies secos, y también daba igual que las aceras estu
-
vieran cada vez más resbaladizas a medida que el agua de lluvia se iba
congelando: Andy echó a correr. Recorrió la primera manzana todo
lo deprisa que pudo y ya sólo le quedaba una más cuando oyó que al
-
guien la llamaba por su nombre.
—¡Andy! ¡Andy, para! ¡No corras tanto!
Habría sido capaz de reconocer aquella voz en cualquier parte,
pero... ¿qué estaba haciendo Max allí? Ese fin de semana estaba fuera,
en algún lugar del norte del estado, por motivos que no acertaba a re
-
cordar. ¿No era él? Se detuvo y giró en redondo, buscándolo.
—¡Aquí, Andy!
Y entonces lo vio. Su prometido —aquel hombre de facciones
duras y atractivas, grueso pelo negro y ojos verdes de penetrante
mirada— estaba sentado a horcajadas sobre un descomunal caballo
blanco. A Andy no le entusiasmaban especialmente los caballos
desde que, en segundo curso, se había caído de uno de ellos y se ha
-
bía roto la muñeca derecha, pero ese ejemplar se le antojó bastan-

te cordial. Qué más daba que Max hubiera aparecido a lomos de

un caballo blanco en pleno Manhattan, en mitad de una ventisca:

se alegraba tanto de verlo que ni siquiera se paró a considerar los
detalles.
Max desmontó con la habilidad de un experimentado jinete
mientras ella trataba de recordar si alguna vez le había comentado
que jugaba a polo. En apenas tres zancadas se plantó a su lado y la
envolvió en el abrazo más tierno y cálido que pudiera imaginar. Andy
se abandonó a sus brazos y relajó todo el cuerpo.
murmuró él, sin prestar la menor atención ni
al caballo ni a los transeúntes que los observaban—. Debes de estar
muerta de frío.
En ese momento sonó entre ambos el timbrazo de un teléfono
—aquel timbrazo—, y Andy se apresuró a contestar.
001-432 Venganza.indd 12
15/04/2014 8:25:08
13
—¡An-dre-aaa! No sé qué parte de «inmediatamente» no has en
-
tendido, pero...
Empezó a temblar de pies a cabeza cuando la voz chillona de Mi
-
randa le taladró el oído. Sin embargo, antes de que pudiera mover ni
un solo músculo, Max le arrebató el teléfono de entre los dedos, tocó
la opción «Finalizar llamada» en la pantalla y luego arrojó el aparato,
con una puntería perfecta, al centro del charco que poco antes se ha
-
bía tragado los pies de Andy.
—Ya no tienes nada que ver con ella —dijo Max al tiempo que le
echaba sobre los hombros un edredón de plumas.
—Ay, Señor... Max, ¿por qué has hecho eso? ¡Es tardísimo! Ni si
-
quiera he llegado aún al restaurante y Miranda me va a matar si no
estoy de vuelta con su comida dentro de...
—Chsss —dijo él rozando sus labios con dos dedos—. Ahora estás
a salvo. Estás conmigo.
—Pero ya es la una y diez, y si no le...
Max colocó entonces ambas manos bajo los brazos de ella y la le
-
vantó sin apenas esfuerzo, para después sentarla de lado a lomos del
caballo blanco, cuyo nombre era
Bandit
, según él.
Asombrada, guardó silencio mientras él le quitaba los empapados
el mismo que
llevaba siempre a todas partes— sacó las zapatillas preferidas de
Andy, las botas con el interior de piel de borreguito, y se las colocó en
los pies fríos y enrojecidos. Luego le puso el edredón de plumas sobre
el regazo, se quitó la bufanda de cachemira y se la colocó a su chica en
torno al cuello y la cabeza. Por último, le ofreció un termo de choco
-
late negro caliente que, según dijo, había encargado especialmente
para ella. Era el que más le gustaba. Y a continuación, con un movi
-
miento tan ágil como espectacular, subió al caballo y cogió las rien
-
das. Antes de que Andy tuviera tiempo de decir nada, empezaron a
avanzar a buen trote por la Séptima Avenida, mientras la escolta poli
-
cial que los precedía les iba abriendo paso entre el tráfico y los tran
-
seúntes.
Qué alivio estar calentita y sentirse querida... Aun así, no conse
-
001-432 Venganza.indd 13
15/04/2014 8:25:08
14
guía librarse del pánico que le producía no haber completado una
tarea asignada por Miranda. La echarían a la calle, de eso estaba se
-
gura, pero... ¿y si ocurría algo peor? ¿Y si Miranda se ponía tan fu-

ribunda que recurría a sus ilimitados contactos para asegurarse de
que Andy jamás volviera a encontrar trabajo? ¿Y si decidía darle a su
asistente una lección y mostrarle lo que ocurría cuando alguien se
y no una, sino dos veces— a Miranda
Priestly?
le gritó al viento justo cuando el trote se
convertía en galope—. ¡Max, da media vuelta y déjame volver! No
puedo...
—¡Andy! ¿Me oyes, mi vida? ¡Andy!
Abrió los ojos. Lo único que notaba era el latido de su propio co
-
razón, desbocado en el pecho.
—No pasa nada, nena. Estás a salvo. Sólo era un sueño. Y, por la
dijo Max con voz
suave mientras le apoyaba una fría mano en la mejilla.
Ella se incorporó y vio la luz matutina del sol, que se colaba por la
ventana de la habitación. Ni nieve, ni aguanieve ni caballo. Estaba
descalza, pero notaba los pies calentitos bajo las sedosas sábanas; a su
lado, el cuerpo de Max se le antojaba fuerte y protector. Cogió aire
con fuerza y aspiró su olor: su aliento, su piel, su pelo...
Sólo había sido un sueño.
Echó un vistazo al dormitorio. Aún estaba medio adormilada,
confusa tras haberse despertado a una hora que no era la habitual...
¿Dónde estaban? ¿Qué ocurría? Le bastó una ojeada a la puerta, de la
que colgaba un preciosísimo vestido recién planchado de Monique
Lhuillier, para recordar que aquella habitación desconocida era en
realidad una suite nupcial —la suya—, y que ella era la novia. ¡La no
-
via! Experimentó un subidón de adrenalina que la obligó a sentarse
de golpe en la cama, tan deprisa que Max se sobresaltó.
—¿Qué estabas soñando, nena? Espero que no tuviera que ver con
el día de hoy.
—En absoluto. Sólo eran fantasmas del pasado. —Se acercó a él y
001-432 Venganza.indd 14
15/04/2014 8:25:08
15
lo besó mientras su perrito
Stanley
, un bichón maltés, se acurrucaba
entre ambos—. ¿Qué hora es? Un momento..., ¿qué estás haciendo tú
aquí?
Max le dedicó aquella sonrisita pérfida que a ella tanto le gustaba
y se levantó de la cama. Y, como siempre, Andy no pudo dejar de ad
-
mirar los anchos hombros y el vientre liso de su prometido. Tenía el
cuerpo de un chaval de veinticinco años, pero mejorado: no excesiva
-
mente duro ni musculado, sino firme y atlético.
—Son las seis. He llegado hace un par de horas —dijo poniéndose
los pantalones de un pijama de franela—. Es que me sentía solo.
—Bueno, pues será mejor que te marches de aquí antes de que te
descubra alguien. Tu madre está empeñada en que no nos veamos
antes de la boda.
Max la obligó entonces a levantarse de la cama y la rodeó con am
-
bos brazos.
—Pues no se lo digas. Pero es que no podía pasarme todo el día sin
verte.
Ella fingió estar enfadada, pero en realidad le alegraba que Max se
hubiera colado en su habitación para unas cuantas carantoñas rápi
-
das, sobre todo a la luz de la pesadilla que acababa de tener.
—Vale —dijo con un suspiro teatral—. Pero vuelve a tu habita
-
ción sin que te vea nadie. Yo voy a sacar a
Stanley
antes de que nos
invada la horda.
Max empujó las caderas hacia adelante.
—Aún es pronto. Si nos damos prisa, podemos...
Ella se echó a reír.
—¡Largo!
Él la besó de nuevo, esta vez con ternura, y salió de la suite.
Andy cogió entonces a
Stanley
en brazos y le dio un beso en todo
el hocico.
—¡Vamos,
Stan
!
El perro ladró entusiasmado mientras intentaba zafarse de su
dueña, y ella tuvo que soltarlo para que no le hiciera trizas los brazos
con las uñas. Durante unos maravillosos aunque breves segundos ha
-
001-432 Venganza.indd 15
15/04/2014 8:25:08
16
bía conseguido olvidar el sueño, pero de repente la asaltó de nuevo
con todo lujo de detalles. Andy respiró hondo y se impuso su lado
práctico: los nervios del día de la boda. La típica pesadilla fruto de la
ansiedad. Nada más. Y nada menos.
Pidió el desayuno al servicio de habitaciones y le dio a
Stanley
tro
-
citos de huevos revueltos con tostada, mientras devolvía las llamadas
histéricas de su madre, de su hermana, de Lily y de Emily, todas las
cuales ardían en deseos de que empezara a prepararse. Después le
puso la correa a
Stanley
para salir a dar un paseo rápido y respirar el
aire fresco del mes de octubre, antes de que el día se le complicara. Le
daba un poco de vergüenza ponerse el chándal de toalla que le habían
regalado en su despedida de soltera porque en el culo llevaba estam
-
pada la leyenda «
»
en letras de color rosa chillón pero, al mis
-
mo tiempo, se sentía secretamente orgullosa. Se recogió el pelo bajo
una gorra de béisbol, se ató los cordones de las zapatillas deportivas,
se subió la cremallera de un forro polar de la marca Patagonia y, mila
-
grosamente, consiguió llegar a los inmensos prados de la finca Astor
Courts sin cruzarse con ningún otro ser vivo.
Stanley
correteaba tan
alegremente como le permitían sus cortas patas, y condujo a Andy
hasta la franja de árboles —cuyas hojas ya habían empezado a teñirse
de rabiosos tonos otoñales— que delimitaba la finca. Pasearon du
-
rante casi media hora, tiempo suficiente, desde luego, para que todo
el mundo empezara a preguntarse dónde se habría metido. Aunque el
aire de la mañana resultaba fresco, las sinuosas laderas de la hacienda
eran una maravilla y Andy comenzaba a sentir el vértigo propio del
día de la boda, no conseguía desterrar de su mente la imagen de Mi
-
randa Priestly.
¿Cómo era posible que aquella mujer siguiera acosándola? Ha
-
bían transcurrido casi diez años desde que se había largado de París
y había dado por terminada su desalentadora época como asistente
de Miranda en
Runway
. Había madurado mucho desde aquel terro
-
rífico año, ¿no? Todo había cambiado, y para bien: tras un primer
período de colaboraciones, después de su paso por
Runway
, había
conseguido un puesto como redactora
free-lance
en un blog de bo
-
001-432 Venganza.indd 16
15/04/2014 8:25:08
17
das,
Happily Ever After
. Unos cuantos años y unas cuantas decenas
de miles de palabras más tarde, había conseguido lanzar su pro-

pia revista,
The Plunge
, una sofisticada publicación en papel cuché
que ya llevaba tres años en el mercado y que, pese a todas las pre-

dicciones que apuntaban en sentido contrario, arrojaba beneficios.
The Plunge
había sido nominada para distintos galardones, con lo
que los anunciantes estaban entusiasmados. Y ahora, una vez alcan
-
zado el éxito profesional, ¡Andy estaba a punto de casarse! Y con
Max Harrison, hijo del difunto Robert Harrison y nieto del legen-

dario Robert Harrison, fundador este último del grupo Harrison

Publishing Holdings en los años posteriores a la Gran Depresión,
después convertido en Harrison Media Holdings, una de las empre
-
sas más prestigiosas y rentables de Estados Unidos. Max Harrison,
un joven que ya llevaba mucho tiempo en el circuito de los solteros
más cotizados, un joven que había salido con los equivalentes neo
-
yorquinos de Tinsley Mortimer y Amanda Hearst, y puede que tam
-
bién con todas sus hermanas, primas y amigas... Ése era su prometi
-
do. Al enlace de aquella tarde asistirían alcaldes y magnates de los
negocios, ansiosos de felicitar al joven vástago y a su flamante espo
-
sa. Pero... ¿qué era lo mejor de todo? Que amaba a Max. Era su mejor
amigo. Estaba loco por ella, la hacía reír y admiraba su trabajo. ¿Aca
-
so no era cierto que los hombres de Nueva York no estaban prepara
-
dos hasta que estaban preparados? Max había empezado a hablar de
boda a los pocos meses de haberse conocido. Y tres años después, allí
estaban, a punto de casarse. Se reprendió mentalmente por desper
-
diciar otro segundo pensando en aquel absurdo sueño y regresó con
Stanley
a la suite, donde ya se había congregado un pequeño ejército
de mujeres nerviosas y aterrorizadas que se preguntaban si Andy ha
-
bría decidido huir. Se oyó un suspiro colectivo cuando entró en la
habitación, y Nina, la organizadora de la boda, empezó de inmediato
a dar órdenes.
Las siguientes horas transcurrieron a toda velocidad: ducha, alisa
-
do de pelo, rulos calientes, rímel y suficiente base para corregir la tex
-
tura de la piel a una adolescente con las hormonas descontroladas.
001-432 Venganza.indd 17
15/04/2014 8:25:08
18
Una chica le hacía la pedicura mientras otra iba en busca de la ropa
interior y una tercera trataba de elegir qué tono de pintalabios era el
más adecuado. Antes de que tuviera tiempo de darse cuenta, su her
-
mana Jill ya había desabrochado el vestido de color marfil y, apenas un
segundo más tarde, su madre ya le estaba ciñendo el delicado tejido de
la espalda y subiéndole la cremallera. La abuela de Andy cloqueó,
emocionada. Lily se echó a llorar. Emily se fumó un cigarrillo en el
cuarto de baño de la suite nupcial creyendo que nadie se daría cuenta.
Andy trató de asimilar todos esos acontecimientos y, de repente, se
quedó sola. Durante unos minutos, justo antes del momento en que

se esperaba la llegada de la novia al gran salón de baile, las demás mu
-
jeres se marcharon para terminar de arreglarse y ella se quedó incó
-
modamente sentada en un mullido sillón antiguo, tratando de no
arrugar ni estropear un solo centímetro de su persona. Dentro de ape
-
nas una hora sería una mujer casada, estaría unida a Max para el resto
de su vida, lo mismo que él a ella. Le resultaba casi inimaginable.
En ese momento sonó el teléfono de la suite. La madre de Max
estaba al otro lado de la línea.
dijo Andy lo más cordialmente que
pudo.
Barbara Anne Williams Harrison, hija de la Revolución de las
Trece Colonias, descendiente no de uno, sino de dos signatarios de la
Constitución, y elemento constante en el consejo de todas las funda
-
ciones benéficas con peso social en Manhattan. Con su peinado de
Oscar Blandi y sus bailarinas de Chanel, Barbara siempre se mostraba
perfectamente cortés con ella. Perfectamente cortés con
todo el mun
-
do
. Pero lo que se dice efusiva, no lo era. Andy intentaba no tomár-

selo como algo personal, y Max le aseguraba que no eran más que
imaginaciones suyas. ¿Habría pensado Barbara, al principio por lo
menos, que Andy no era más que otro de los caprichos pasajeros de
su hijo? Luego, Andy se había convencido a sí misma de que la amis
-
tad de Barbara con Miranda emponzoñaba cualquier esperanza suya
de establecer un vínculo afectivo con su suegra. Finalmente, sin em
-
bargo, se había dado cuenta de que Barbara era así, una mujer fría
-
001-432 Venganza.indd 18
15/04/2014 8:25:08
19
mente cortés con todo el mundo, hasta con su propia hija. Desde lue
-
go, no se imaginaba llamándola «mamá». Y tampoco era que Barbara
la hubiera invitado a hacer tal cosa...
—Hola, Andrea. Acabo de darme cuenta de que aún no te he dado
el collar. ¡Esta mañana he estado tan ocupada organizándolo todo
que incluso he llegado tarde a peinarme y maquillarme! Te llamo
para decirte que está en una cajita de terciopelo en la habitación de
Max, en el bolsillo lateral de ese infame petate que lleva a todas partes.
Es que lo escondí porque no quería que el personal del hotel lo viera
por ahí. A lo mejor tú consigues convencerlo para que lleve una bolsa
un poco más decente... Sabe Dios que lo he intentado miles de veces,
pero es que no hay manera de que...
—Gracias, Barbara, voy a buscarlo ahora mismo.
—¡Ni se te ocurra hacer tal cosa! —exclamó abruptamente la mu
-
jer—. No os podéis ver antes de la ceremonia... Trae mala suerte. En
-
vía a tu madre, o a Nina. A quien sea. ¿Entendido?
—Por supuesto —repuso Andy.
Colgó y se dirigió al pasillo. Había aprendido ya hacía algún tiem
-
po que era más fácil decirle que sí a Barbara y luego hacer lo que le
diera la gana, pues discutir con ella no servía de nada. Y ése era, preci
-
samente, el motivo de que el día de su boda tuviera que llevar una re
-
liquia de los Harrison como «algo viejo», en lugar de algún objeto de
su propia familia. Pero Barbara había insistido: seis generaciones de
Harrison habían lucido ese collar en sus bodas, y eso era exactamente
lo que harían Max y ella.
La puerta de la habitación de él estaba entreabierta y, al entrar,
Andy oyó el ruido de la ducha en el cuarto de baño. «Típico —pen
-
só—. Yo llevo cinco horas arreglándome y él acaba de meterse en la
ducha.»
—¿Max? Soy yo, no salgas.
dijo él al otro lado de la puerta del
cuarto de baño.
—Sólo quiero coger el collar de tu madre. No salgas, ¿vale? No
quiero que me veas con el vestido puesto.
001-432 Venganza.indd 19
15/04/2014 8:25:08
20
Andy rebuscó en el bolsillo delantero del petate. No encontró la
cajita de terciopelo, pero sí tocó un papel doblado.
Era una hoja de color crema de papel de carta, gruesa y con las
iniciales de Barbara —BHW— grabadas en un monograma azul ma
-
rino. Sabía que Dempsey & Carroll se mantenía a flote gracias a la

ingente cantidad de papel de carta y sobres que Barbara les compra
-
ba: llevaba cuatro décadas utilizando el mismo diseño en todas sus
felicitaciones de cumpleaños, notas de agradecimiento, invitaciones
formales y mensajes de condolencias. Era una mujer tan formal y
chapada a la antigua que habría preferido morir antes que enviarle a
¡qué horror!— un mensaje
de texto. Por tanto, era perfectamente lógico que, el día de su boda, le
enviara a su hijo una tradicional carta escrita a mano. Andy estaba a
punto de volver a doblarla para dejarla en su sitio cuando vio su nom
-
bre escrito. Antes de pararse a pensar en lo que estaba haciendo, em
-
pezó a leer:
Querido Maxwell:
Aunque sabes muy bien que hago todo lo posible por no inmiscuir
-
me en tu vida, no puedo seguir callando en un asunto tan trascenden
-
tal. Ya te he comentado mis inquietudes con anterioridad, y tú siempre
has prometido tomarlas en consideración. Ahora, sin embargo, y debi
-
do a la inminencia de tu boda, tengo la sensación de que ya no puedo
esperar más para decirte abiertamente y sin rodeos lo que pienso: te lo
ruego, Maxwell, no te cases con Andrea.
No me malinterpretes. Andrea es muy agradable y algún día, sin
duda, será una esposa encantadora. Pero tú, mi querido hijo, ¡te mere
-
ces mucho más! Debes casarte con una joven de una familia como Dios
manda, no con una chica procedente de una familia rota, una chica
que sólo ha conocido penas y divorcios. Una joven que entienda nues
-
tras tradiciones y nuestra forma de ver la vida. Alguien que guíe el
buen nombre de los Harrison hacia la siguiente generación. Y, lo más
importante de todo, una compañera dispuesta a anteponerte a ti y a
vuestros hijos y renunciar a sus egoístas aspiraciones profesionales.
001-432 Venganza.indd 20
15/04/2014 8:25:08
21
Quiero que pienses muy bien en lo que te voy a decir: ¿deseas que tu es
-
posa se dedique a editar revistas y a viajar por trabajo, o prefieres más
bien a alguien que anteponga a los demás y comulgue con los intereses
filantrópicos del linaje de los Harrison? ¿Acaso no deseas una compa
-
ñera que se preocupe más de cuidar a su familia que de perseguir sus
propias ambiciones?
Ya te dije que tu inesperado encuentro con Katherine en las Ber
-
mudas era una señal. ¡Ah, qué contento parecías de haberla visto!
Por favor, no descartes esos sentimientos. Aún no hay nada decidido,
no es demasiado tarde. Es obvio que siempre has querido a Kathe-

rine, y es más obvio aún que sería una excelente compañera para
toda la vida.
Siempre me siento muy orgullosa de ti. Sé que tu padre vela por no
-
sotros desde allí arriba y te ayudará a tomar la decisión correcta.
Con todo el cariño,
 
De pronto se percató de que Max había cerrado ya el grifo y, so
-
bresaltada, dejó caer la carta al suelo. Cuando se agachó rápidamente
para recogerla, se dio cuenta de que le temblaban las manos.
—¿Andy? ¿Sigues ahí? —preguntó él al otro lado de la puerta.
—Sí, estoy... Espera, ya me marcho —consiguió decir.
—¿Lo has encontrado?
Ella guardó silencio, sin saber muy bien qué responder. Por un
momento le pareció que alguien había extraído todo el oxígeno de la
habitación.
—Sí.
Se oyó ruido de pasos en el baño y luego Max abrió el grifo del la
-
vabo y volvió a cerrarlo.
—¿Ya te has marchado? Tengo que salir a vestirme.
«Por favor, no te cases con Andrea.» El pulso empezó a latirle con
fuerza en los oídos. «¡Ah, qué contento parecías de haberla visto!»
¿Debía entrar en el cuarto de baño hecha una furia o salir corriendo
de la habitación? La próxima vez que ella y Max se vieran, sería para
001-432 Venganza.indd 21
15/04/2014 8:25:08
22
intercambiar las alianzas en presencia de trescientas personas, inclui
-
da Barbara.
En ese instante, alguien llamó a la puerta de la suite antes de
abrir.
le preguntó Nina, la organizadora
de bodas—. ¡Madre mía, te vas a estropear el vestido! ¿No habíamos
quedado en que no teníais que veros antes de la boda? Si no era así,
Su cháchara constante e
implacable ponía a Andy de los nervios—. Max, ¡no salgas del cuarto
de baño! Tu novia está aquí con cara de cervatillo asustado. ¡Oh, es
-
pera, quieta ahí un segundo!
Nina se acercó correteando mientras ella trataba de incorporarse
y arreglarse el vestido al mismo tiempo.
—Eso es —dijo ayudándola a ponerse en pie mientras le alisaba la
cola de sirena—. Y ahora te vienes conmigo. No me gusta la bromita
de la novia que desaparece, ¿vale? ¿Qué es esto? —inquirió a conti
-
nuación, al tiempo que le quitaba la carta de su mano sudorosa y la
sostenía en alto.
Andy notó, literalmente, el latido del corazón en el pecho y se pre
-
guntó si estaría sufriendo un infarto. Abrió la boca para decir algo,
pero de repente le entraron náuseas.
—Ay, me parece que voy a...
Como por arte de magia, o tal vez fuera sólo una cuestión de prác
-
tica, Nina hizo aparecer una papelera en el momento preciso y se la
puso a Andy tan pegada a la cara que notó el borde de plástico clava
-
do bajo la barbilla.
—Ya, ya —dijo la mujer con una voz nasal y quejumbrosa que, sin
embargo, resultaba extrañamente reconfortante—. No eres la prime
-
ra novia muerta de miedo que me encuentro, ni serás la última. De
-
mos gracias al cielo por que no te hayas salpicado.
Le limpió la boca con una de las camisetas de Max y su olor, una
mezcla de jabón y champú al aroma de albahaca y menta —una fra
-
gancia que, por lo general, le encantaba— le provocó aún más náu
-
seas.
001-432 Venganza.indd 22
15/04/2014 8:25:08
23
Entonces llamaron de nuevo a la puerta y entró el célebre fotógra
-
fo St. Germain, acompañado de su guapa y joven asistente.
—Nos han dicho que tenemos que fotografiar a Max mientras se
prepara —dijo el hombre, con un acento tan afectado como indeter
-
minado.
Por suerte, ni él ni su asistente se dignaron mirar siquiera a Andy.
—¿Qué está pasando ahí fuera? —preguntó Max, que seguía des
-
terrado en el cuarto de baño.
le gritó Nina en tono autoritario. Y
luego se volvió hacia Andy, que no estaba muy segura de poder reco
-
rrer los apenas sesenta metros que la separaban de la suite nupcial—.
Tenemos que retocarte esa cara y..., ay, Señor, mira qué pelos...
—Necesito el collar —susurró ella.
—¿El qué?
—El collar de diamantes de Barbara. Espera.
«Piensa, piensa, piensa...» ¿Qué significaba? ¿Qué debía hacer?
Andy se obligó a acercarse de nuevo a la horrorosa bolsa, pero por
suerte se le adelantó Nina, que dejó el petate sobre la cama. Rebuscó
rápidamente en el interior y extrajo una cajita de terciopelo negro en
cuyo lateral se podía leer «Cartier» en letras grabadas.
—¿Es esto lo que estabas buscando? Andando entonces.
Ella se dejó arrastrar hacia el pasillo. Nina dio instrucciones a los
fotógrafos para que permitieran a Max salir del cuarto de baño y ce
-
rró vigorosamente la puerta tras de sí.
Apenas podía creer que Barbara la odiase tanto, hasta el punto de
no querer que su hijo se casara con ella. Y no sólo eso, sino que inclu
-
so le había elegido otra esposa: Katherine. Más «apropiada», no tan
«egoísta». La mujer a la que —al menos según Barbara— Max adora
-
ba. Andy lo sabía todo sobre Katherine: era la heredera de la fortuna
de los Von Herzog y, por lo que recordaba después de su incesante
búsqueda de información sobre ella en Google, también era una espe
-
cie de princesa austríaca de segunda fila, a quien sus padres habían
enviado a estudiar al exclusivo colegio privado de Connecticut en el
que también había estudiado Max. Katherine se había licenciado en
001-432 Venganza.indd 23
15/04/2014 8:25:08
24
Historia de Europa en Amherst, universidad que la había admitido
un noble austríaco que había apoyado a
los nazis durante la segunda guerra mundial— realizara un donati-

vo lo bastante generoso como para que le pusieran el nombre de su
difunta esposa a una de las residencias universitarias. Max decía que
Katherine era demasiado mojigata, demasiado recatada y demasiado
correcta en todos los sentidos. Era aburrida, afirmaba. Demasia-

do convencional, demasiado preocupada por las apariencias. Aun así,
no era capaz de justificar por qué habían estado saliendo algunas
temporadas durante cinco largos años. Andy siempre había sospe
-
chado que había algo más detrás de toda esa historia... y era obvio que
no se había equivocado.
La última vez que Max había mencionado a Katherine había sido
para decir que pensaba llamarla y contarle que Andy y él estaban
prometidos. Pocas semanas más tarde habían recibido un hermoso
cuenco de cristal tallado, de Bergdorf, acompañado de una nota en
la que Katherine les deseaba una vida llena de felicidad. Emily, cuyo
marido, Miles, también era amigo de Katherine, le había asegurado
a Andy que no tenía por qué preocuparse, que Katherine era aburri
-
da y estirada y, si bien tenía «una buena delantera», Andy la supera
-
ba en muchos otros aspectos. Desde entonces, Andy no le había
dado mayor importancia al tema. Todo el mundo tenía un pasado,
¿no? ¿Acaso ella estaba orgullosa de su historia con Christian Co
-
llinsworth? ¿Sentía la necesidad de contarle a Max hasta el último
detalle de su relación con Alex? Desde luego que no. Pero otra cosa
muy distinta era leer una carta de la futura suegra, precisamente el
día de la boda, en la que la dama en cuestión le pedía a su hijo que no
se casara con Andy, sino con su exnovia. Una exnovia a la que, al
parecer, Max se había alegrado
mucho
de ver durante su despedida
de soltero en las Bermudas, detalle que casualmente había olvidado
mencionar.
Se frotó la frente y trató de pensar. ¿Cuándo habría escrito Barba
-
ra aquella carta envenenada? ¿Por qué Max la había escondido? Y
¿qué significaba que hubiera visto a Katherine apenas seis semanas
001-432 Venganza.indd 24
15/04/2014 8:25:08
25
antes pero no le hubiera dicho ni una sola palabra a Andy, a pesar de
haberle contado hasta el último detalle de las partidas de golf que ha
-
bía jugado con sus amigotes, los filetes que se había comido y las ho
-
ras que se había pasado tumbado al sol? Tenía que haber una explica
-
ción, desde luego que tenía que haberla. Pero... ¿cuál?
001-432 Venganza.indd 25
15/04/2014 8:25:08

Documentos PDF asociados:

Lauren Weisberger venganza - planetadelibros.com
Estudio de un guionista sobre la venganza
El resurgimiento de la barbarie. Atavismo, venganza y ...
La venganza de Gaia - Archivo Digital UPM
La venganza de la Tierra: la teoría de Gaia y el futuro de ...
El amargo sabor de la venganza, en “Lo bello y lo triste ...
El amor verdadero, la familia, la venganza, las segundas ...
La Venganza Del Highlander Serie Medieval N 3 Spanish Edition
To - planetadelibros.com
P.V.P - planetadelibros.com
PVP 17,95 - planetadelibros.com
Planetalector - planetadelibros.cl
ALICIA - planetadelibros.com
PVP 12,95 10039355 - planetadelibros.com
Yo mono - planetadelibros.com
Aniquilación - planetadelibros.com
ˆerdˇd˛˘ ˇd˛˘˙ de s - planetadelibros.com
Astrología - planetadelibros.com
Anatomía - planetadelibros.com
MANUAL de ESCRITURA - planetadelibros.com
Las grandes religiones - planetadelibros.com
ahora te veo doble - planetadelibros.com
TRES VECES TÚ - planetadelibros.com.pe
El guardian de la verdad - planetadelibros.com
001-240 Pensar bien - planetadelibros.com
¿Nos tomamos un café? - planetadelibros.com.mx
Frases en italiano - planetadelibros.com
La parabola de Pablo 2as - planetadelibros.com
Paranormal COlombia AE&I - planetadelibros.com.co
Josep Guijarro - planetadelibros.com
Ejercicios de piano - planetadelibros.com
¿Te atreves a soñar? - planetadelibros.com.mx
ELSA PUNSET - planetadelibros.com
LA CIUDAD DESOLADA - planetadelibros.com
Ortografía y gramática - planetadelibros.com
Adivina quién soy - planetadelibros.com
Una mirada hacia dentro - planetadelibros.com
La leyenda del hechicero. El mago - planetadelibros.com
PARTE I EL ADVENIMIENTO DE PUMO - planetadelibros.com.mx
CAZADORES DE SOMBRAS: RENACIMIENTO - planetadelibros.com