LA PSIQUIATRIA Y LA SALUD MENTAL EN MEDICINA Y EN LA

LA PSIQUIATRIA Y LA SALUD MENTAL EN MEDICINA Y EN LA ENSEÑANZA MEDICA Dr. Amador Neghme’ La psiquiatría ha puesto en evidencia, más que ninguna otra rama de la medicina, el papel que desempeñan las relaciones humanas como su mejor instrumento terapéutico. De ahífluye su responsabilidad formativa y su importancia creciente en la ...


Texto en PDF


LA PSIQUIATRIA Y LA SALUD MENTAL EN MEDICINA Y EN LA ENSEÑANZA MEDICA Dr. Amador Neghme’
La psiquiatría ha puesto en evidencia, más que ninguna otra rama de la medicina, el papel que desempeñan
las
relaciones humanas como su mejor instrumento terapéutico. De ahífluye su responsabilidad formativa y su importancia creciente en
Introducción Quizá nunca, como en estos momentos, se ha hecho tan evidente la contribución de la psiquiatría a algunos de los ideales más nobles de la medicina, y en especial, el respeto a la
(1)
declaró en 1956 que “la práctica de la medicina de nuestro tiempo
lDirector Científico de la Biblioteca Regional de Medicina de la Organización Panamericana de la Salud, Sáo Paulo, Brasil, y miembro de número de la Academia de Medicina del Instituto de Chile, Santiago, chile.
las causas y para cumplir los objetivos de la integración de las acciones
20
BOLETIN DE LA OFICINA SANITARIA PANAMERICANA .
Enero 1972
La psiquiatría en la educación médica En el dominio de la enseñanza psiquiátrica, la respuesta a ese reto ha sido la tendencia observada en los últimos decenios, en los centros docentes más avanzados, de asignarle creciente importancia no sólo a los aspectos clínicos sino también a las ciencias del compor- tamiento humano en los estudios básicos o preclínicos de educación médica. Lo demues- tran las actas del Segundo Congreso sobre Psiquiatría y Educación Médica (2) y varias publicaciones recientes acerca de su enseñanza (9, 10). Al resumir las orientaciones que predominan en dicha enseñanza en diversos países del mundo, se podría señalar que: 1) La enseñanza básica incluye el estudio de los fundamentos del crecimiento y desarrollo de la personalidad, sus teorías, sus sistemas de integración y de adaptación, los problemas del desarrollo humano, las fuerzas sociales y cultu- rales que actúan sobre el desarrollo, el papel de las emociones en la fisiología humana y el análisis de los diversos factores biológicos, sociológicos y psicológicos que entran en juego en la enfermedad psiquiátrica y en la salud mental. 2) La enseñanza preclínica concede especial jerarquía a las técnicas de la entrevista, a la comprensión y manejo de las relaciones perso- nales entre médico y enfermo como medio diagnóstico y terapéutico y a la psicopatología. 3) El estudio de la psiquiatría clínica com- prende la aplicación de los conocimientos adquiridos en enfermos hospitalizados y de consulta externa, la integración de la enseñanza con la de otras disciplinas y el enfoque de problemas psiquiátricos de la medicina general. 4) La especialización en psiquiatría corres- ponde a la posgraduación, a través de algunos años de residencia en clínicas oficiales acredi- tadas. La enseñanza de la psiquiatría en Chile Durante los 16 años en que le correspondió al autor compartir ciertas responsabilidades en la orientación del proceso docente en Chile (mayo de julio de 1968) le cupo apoyar los proyectos renovadores de quienes tuvieron a su cargo la enseñanza de la psiquiatría en ese período: Profesores Ignacio Matte-Blanco (1950-1966) y Armando Roa (1967-l 968). Fue necesaria una ardua y persistente labor de persuasión ante los demás miembros del profe- sorado para obtener gradualmente la aplicación de los conceptos renovadores y para que se aceptara que las dos metas más importantes de la enseñanza de la psiquiatría a nivel de una escuela de medicina consisten en: a) ayudar a los estudiantes a adquirir conocimientos especí- ficos relacionados con la conducta humana y sus desviaciones, y b) comprender el aspecto psiquiátrico en la atención de pacientes de cualquier rama de la medicina. Durante ese lapso fue fortalecida la Clínica Psiquiátrica Universitaria, se incrementó su planta docente y se emprendió la construcción de un nuevo edificio dotado de mejores y más amplias facilidades para el desarrollo de sus actividades. Inclusive se la dotó de un labora- torio de psiquiatría experimental y de un amplio taller para ergoterapia de los pacientes. El Profesor Matte-Blanco (4) se pronunció en favor y aplicó la psicoterapia de grupo como el método más adecuado para la enseñanza práctica de la psicopatología. Los estudiantes que tuvieron la oportunidad de participar en estas técnicas, aprendieron a conocerse a sí mismos, a reconocer sus conflictos y su interfe- rencia con los demás, a mitigar esos conflictos, a ver en sí mismos y en los otros la influencia de varios mecanismos mentales: represión, pro- yección y otros. Entre las realizaciones más destacadas de la Clínica Psiquiátrica en ese lapso, cabe men- cionar el estímulo a las vocaciones por esta disciplina; el cultivo de las más variadas orienta- ciones psiquiátricas en clínicas, psicoanálisis, fenomenología y analítica existencial, neuro- fisiología y farmacología en la terapia espe- cífica, psiquiatría social, y otros problemas tratados siempre en el nivel que corresponde a su raigambre universitaria. En 1964, el Prof. Matte-Blanco planteó en el seno de la facultad de medicina una reforma radical de la enseñanza psiquiátrica, que en sus
Neghme .
PSIQUIATRIA Y SALUD MENTAL
21
líneas generales seguía los principios en boga en los centros docentes más avanzados del mundo en este dominio y, a la vez, se adaptaba a las características nacionales del país. En primer lugar, se pretendió impartir una enseñanza básica y preclínica, que tuviera como fin no sólo la preparación indispensable para los estu- dios de psiquiatría clínica en el 4O y 5O año la carrera, sino que en lo fundamental, propor- cionara una mejor y más completa comprensión del comportamiento humano, esencial para todo médico, sea cual fuere su especialización futura. En este sentido, se procuraba que el estudiante adquiriese el conocimiento básico del desarrollo de la personalidad y de las ciencias de la conducta, en colaboración docente de distintas disciplinas. Los progresos más recientes en genética, biología celular y bioquímica, neurotisiología y psicofarma- colegía han repercutido sobre el estudio básico de la conducta humana, por lo que su ense- ñanza debía ser coordinada. Asimismo, se acentúa el interés por la influencia que la familia, el grupo y la comunidad tienen en la génesis de la enfermedad y en la conservación de la salud mental. En el estudio de los problemas generales de la etiología psicosocial de la enfermedad y de las alteraciones de la salud mental, se agrupaban en equipo los médicos psiquíatras, sociólogos, antropólogos, psicólogos y psiquíatras sociales, lo que natural- mente repercutía en la orientación del proceso docente. Este es otro de los resultados que anotarse en el saldo favorable de la influencia de la psiquiatría en los estudios médicos, ya que en el ámbito de esa disciplina es donde se ha producido, por primera vez, la confluencia e integración de médicos y soció- logos para estudiar los problemas de salud y enfermedad en el individuo y en la colectividad. El Prof. Matte-Blanco fue el primero en abogar por la integración de la enseñanza de la psiquiatría y de la psicología a lo largo de la carrera, lo que ya había podido iniciar en 1948 con un ciclo de clases sobre psicobiología en la cátedra de biología, regentada entonces por el Prof. Gabriel Gasic, y con algunas actividades docentes en un curso de semiología del 3er año. En los debates a que dio lugar esa presenta- ción en la Facultad de Medicina, se postuló que en biología, morfología y química biológica debía incluirse el estudio de la vida humana en sus medios familiar y social e incluir aspectos genéticos, biotipológicos, antropológicos y sociológicos. Los problemas de la memoria y los hábitos de aprendizaje se integraban en la fisiología humana. El estudio de las drogas tranquilizantes y alucinógenos se enseñaron, en relación con la bioquímica y la farmacología, en una integración armoniosa entre esas disci- plinas y la psiquiatría. La semiología psiquiá- trica y la psicopatología se empezó a impartir en los cursos de semiología del 3er año y la patología psicosomática en las clínicas médicas y quirúrgicas. Finalmente, se inició la integra- ción de los aspectos relacionados con la salud mental en la enseñanza de la medicina preven- tiva y social. Las cátedras de pediatría organi- zaron unidades de psiquiatría infantil para ocuparse de los aspectos relacionados con la psicología evolutiva y las afecciones mentales en niños y adolescentes. A fines de y principios de 1968, se obtuvo de la congregación de profesores la aprobación de una proposición formulada por el Prof. A. Roa (7) para introducir y desarrollar, en los primeros cursos de la Escuela de Medi- cina, la enseñanza de las ciencias de la conducta humana, integrando para ello los aspectos bioló- gicos, psicológicos y socioculturales que regulan y pueden explicar el comportamiento humano. En los proyectos de reforma se concedía, también, mayor preeminencia a la psicodi- námica y a la enseñanza de la psicopatología. Se estimó que con esa preparación básica, el alumno estaría preparado para afrontar mejor los estudios de problemas comunes al enfermo, del paciente psiquiátrico y de la psiquiatría preventiva y social a través de una estrecha integración con medicina y cirugía, medicina preventiva y otras disciplinas. Esta correlación aparece como indispensable para lograr el forta- lecimiento de aquellas actitudes referentes a las reacciones psicológicas del enfermo, a la influencia de su biografía o historia de vida en la génesis de la enfermedad, al enfrentamiento con la operación quirúrgica o la consideración del paciente como unidad integral de la
22
BOLETIN DE LA OFICINA SANITARIA PANAMERICANA .
Enero 1972
sociedad, en parte como producto de su am- biente y en parte como agente capaz de adaptarse a él y de influir sobre él. La responsa- bilidad de los profesores de psiquiatría consiste más en ayudar al estudiante a prepararse para asumir su papel de médico integral, que en capacitarlo para el trato de enfermos psiquiá- tricos, que es función del especialista que se forma después de graduarse de la Escuela de Medicina. Psiquiatría social y salud mental en la comunidad Esas reformas consultaban también activi- dades docentes en consonancia con las tenden- cias modernas de investigar las etiologías psico- sociales para un diagnóstico, pronostico y trata- miento más completo de las enfermedades. Se consideró importante el reconocimiento de los factores sociales relacionados con las enferme- dades mentales y el establecimiento de progra- mas de salud mental. Se plantearon diversas posibilidades: 1) La atención directa de pacientes ambula- torios, por pequeños grupos de estudiantes dirigidos por un inspector, seguidos por el estudio de la familia de los pacientes durante un tiempo prolongado que le permitiera percibir los procesos de las interacciones familiares y de los pequeños grupos en las diferentes edades de sus integrantes y la influencia de otros factores (trabajo, recreo, afectos, tensiones emocionales, conflictos políticos, sociales, religiosos u otros). 2) Los seguimientos de familias, ex profeso seleccionadas, para permitir al alumno un cono- cimiento directo de la psicología evolutiva de niños y adolescentes, las afecciones psiquiá- tricas propias de esas edades y sus vinculaciones con trastornos nutricionales, afectivos y éticos y sus relaciones con aspectos culturales, sociales y económicos. 3) En combinación con la Organización Panamericana de la Salud y el Servicio Nacional de Salud de Chile, los profesores José Horwitz y Juan Marconi proyectaron un programa de salud mental en el sector de Santiago que rodea al Hospital Clínico (Area de Salud). A través de las diversas acciones médicas y de promoción del desarrollo comunitario para la salud, que ese programa contemplaba, se pre- tendía que los alumnos de medicina adquirieran aquellas vivencias que les son indispensables para comprender el carácter integrado de la medicina, los fundamentos de su naturaleza social y los factores psicológicos y sociales en la práctica médica. Ese programa empezó a fun- cionar en 1967, con nuestro apoyo y el auxilio de la Organización Panamericana de la Salud. Al parecer dicho programa podría servir para modificar las condiciones de asistencia al enfermo mental y darle a las acciones de salud mental en la colectividad la posibilidad de obrar beneficiosamente sobre el medio social, identi- ficando los factores sociales y actuando opor- tunamente sobre ellos. Los estudiantes de medicina, trabajando en conjunto con los de otras disciplinas-sociólogos, psicólogos, antro- pólogos, economistas y otros-llegarían a adquirir un concepto claro de la antropología médica y social y su importancia en el ejercicio de la medicina integrada. Salud mental del estudiante de medicina La expansión de la enseñanza psiquiátrica necesita también cubrir, en su campo de acción, a la comunidad de alumnos y docentes de la escuela médica. Existen numerosos problemas aún no abordados y que, con seguridad, inter- fieren en el proceso docente. Entre ellos, cabe mencionar el estudio de las características de la personalidad de los estudiantes de medicina, la investigación de sus aptitudes, el desarrollo psicosocial de los estudiantes en una sociedad cambiante, los efectos de una adolescenka prolongada y de las situaciones de dependencia determinadas por la longitud de los estudios médicos, las consecuencias de los cambios de ambiente entre estudiantes de diversas condi- ciones socioculturales, el matrimonio precoz y el trabajo rentado del estudiante como pro- blema educacional y como respuesta a condi- ciones de dependencia y otras que sería largo enumerar. Todos ellos, en mayor o menor grado, existen en toda escuela médica, son fuentes de tensiones y requieren investigación y tratamiento adecuados para alcanzar. también
Neghme .
PSIQUIATRIA Y SALUD MENTAL
23
ese balance equilibrado entre nuestros ideales docentes y sus perspectivas de realización, entre la teoría y la práctica, entre las aspiraciones comunes de profesores y de alumnos y la vida en su permanente mudanza. Un aspecto que cada día adquiere mayor importancia es el que se refiere a la participa- ción de la psiquiatría en la protección de la salud de los estudiantes, a través de exámenes médicos periódicos, de la prevención de los procesos de ansiedad y angustia que muchas veces son agravados por la presión que repre- senta el recargo de los programas y exigencias académicos. El diagnóstico oportuno de afec- ciones mentales representa una responsabilidad esencial de todo establecimiento universitario. En esta tarea, el departamento de psiquiatría comparte con los de medicina y otros un papel de primordial jerarquía. El reconocimiento de más de una veintena de cuadros de psicosis entre los estudiantes de medicina de la Univer- sidad de Chile, entre 1963 y 1967, llevó a plantear la necesidad de practicar un examen psiquiátrico a cada uno de los candidatos aceptados en el primer año medicina de 1968, como parte del examen médico de ingreso. De 171 estudiantes examinados por la Clínica Psiquiátrica Universitaria, seis padecían de enfermedades mentales en diversos estados de evolución, de los cuales dos eran esquizofré- nicos probables, y uno se encontraba en etapa aguda. Además, se reconoció un grupo de alumnos con trastornos diversos de personali- dad que aconsejaban su observación durante el desarrollo de los estudios. Laboratorio de relaciones humanas La participación en campañas sanitarias y en la administración de servicios de salud, permitió apreciar la importancia de las buenas relaciones entre todos los participantes en los programas de salud. Se adquirió así la convicción de que una buena administración representa “una cons- telación de relaciones humanas” (6). Consecuente con esa idea al asumir posi- ciones directivas en la cátedra de parasitología y sucesivamente en la Secretaría y en la Dirección de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, hubo interés por organizar actividades de perfeccionamiento para los profesores y miem- bros docentes en aspectos de pedagogía médica y relaciones humanas. Nunca se consideró a la administración como un fin en sí misma, sino más bien como un medio que, utilizado racionalmente, permi- tiría mejorar la enseñanza médica, la investiga- ción científica y demás actividades universi- tarias. Con este espíritu, se iniciaron algunos semi- narios y cursos de orientación en filosofía y metodología de la educación médica, en auditoría médica y en relaciones humanas, psicología individual y de grupo, ciencias de la conducta y otras disciplinas formativas. Durante mucho tiempo, había sido motivo de preocupación que la mayoría de los profe- sores y ayudantes de las escuelas de medicina se desempeñaran en la enseñanza, sin haber tenido previamente alguna preparación pedagógica. Muchas veces, el proceso de aprender-enseñar se veía perturbado por actitudes autoritarias o dogmáticas de los educadores y a veces, hasta por su incapacidad para comprender las motiva- ciones e intereses de los educandos. En suma, la falta de adecuadas relaciones humanas entra- baba el fenómeno dinámico e interpersonal de la educación médica. El problema fue debatido con el entonces Decano de la Facultad de Medicina, Prof. Dr. Hernán Alessandri, y con el profesor de psiquia- tría, Dr. Ignacio Matte-Blanco, y se llegó a la conclusión de que la Facultad debía organizar actividades en relaciones humanas y pedagogía. Para ello, se estimó conveniente preparar a un profesor en estas materias. El Prof. Matte- Blanco recomendó a uno de sus colaboradores especializados en psicoterapia de grupo, el Dr. Ramón Ganzaraín, quien como becario de la Organización Panamericana de la Salud estudió los procedimientos utilizados en instituciones universitarias de los Estados Unidos e Ingla- terra. Al regresar a Chile, y con el concurso de la dirección de la Facultad y el apoyo del Prof. Matte-Blanco, a fines de 1962, se efectuó el primer Laboratorio de Relaciones Humanas y Enseñanza Médica, en cuya organización y
24
BOLETIN DE LA OFICINA SANITARIA PANAMERICANA .
Enero 1972
desarrollo colaboraron el consultor de la OPS, Prof. Edward M. Bridge y los asistentes de la Clínica Psiquiátrica Universitaria, Dr. Guillermo Gil y las asistentes sociales psiquiátricas, Srtas. Ketty Grass y Wanda Cassanello. Luego se organizó el Departamento de Educación Médica, en octubre de 1963, el cual se integró, además de las personas ya señaladas, con los profesores auxiliares doctores Jorge Artigas, Jaime Pérez Olea y Roberto Belmar. Entre 1963 y 1967 se efectuaron siete Labora- torios de Relaciones Humanas y Enseñanza Médica en la Facultad, con la participación de un número que osciló entre 25 y 30 profesores y ayudantes de càtedras básicas y clínicas en cada uno de ellos. Se permitió, además, la participación de profesores de Argentina, Brasil, Colombia, México, Perú, Venezuela, Uruguay y de otras escuelas nacionales (Universidad Católica, Universidad de Concepción). La convocatoria para estos seminarios se hizo a través de cartas personales del Decano a cada uno de los profesores, autorizando la dedicación total de los docentes al Laboratorio durante las dos semanas de duración. El Decano y el Director de la Escuela de Medicina concu- rrieron a la sesión de clausura de cada uno de los laboratorios, que se realizaron entre 1962 y 1967, tomando parte activa en los debates que se suscitaban y respondiendo a las consultas o críticas de los miembros docentes. El trabajo de estos laboratorios se hizo en grupos pequeños, cada uno a cargo de uno de los profesores. Ganzaraín, Gil y Grass publi- caron un análisis de las técnicas y procedi- mientos (3). Se destacará solamente que su realización no hubiera sido posible sin la cola- boración de la Clínica Psiquiátrica Universitaria ni el apoyo entusiasta de los miembros docentes de la Facultad que mostraron vivo interés por esta iniciativa. Algunos de los participantes en los primeros laboratorios asistieron con regulari- dad las sesiones de clausura de los siete laboratorios siguientes y dieron a conocer sus cambios de conducta y de actitud en relación con los otros educadores y los estudiantes. Otros detalles del desarrollo de estos labora- torios se podrán encontrar en el artículo de 0. Tijerina (8), basado en el informe que preparó después de participar en el Segundo Labora- torio realizado en 1963. Resumen La psiquiatría ha adquirido en la actualidad gran importancia debido a los cambios que se han producido en la medicina y la sociedad. Su enseñanza forma parte de todo el plan de estudios de las escuelas de medicina, desde el ciclo básico hasta los ciclos preclínico y clínico. Para facilitar esta nueva modalidad de ense- ñanza de la psiquiatría se aconseja formular de nuevo el plan de estudios que integre, a lo largo de la carrera, las ciencias básicas, la medicina preventiva y social y la psiquiatría, incluyendo las ciencias básicas del comportamiento humano. Ia enseñanza de la psicología y la psiquia- tría no tendrá como fin preparar especialistas- esta es responsabilidad de la enseñanza de posgraduación-sino médicos generales, capaci- tados para hacer el diagnóstico de trastornos mentales incipientes, practicar psicoterapia y farmacoterapias no especializadas y referir al psiquíatra los casos de diagnóstico dudoso. Se capacitará, además, al médico indiferenciado o básico, que saldrá de la Escuela de Medicina, para actuar en casos de urgencia psiquiátrica y para asesorar y guiar a las colectividades en el desarrollo de la salud mental de las poblaciones. Dentro de una Escuela de Medicina, la psiquiatría puede desempeñar una función importante en la formación del futuro médico así como favorecer el funcionamiento armónico de las actividades generales. La psiquiatría ha puesto en evidencia, más que ninguna otra rama de la medicina, el papel que desempeñan las relaciones humanas como su mejor instrumento terapéutico. De ahí fluye su responsabilidad formativa, tanto en lo que se refiere a la comprensión de las necesidades del enfermo y al humanitarismo médico, como al concepto de la reacción recíproca entre los sentimientos, pensamientos y emociones humanas y los aspectos somáticos. La integración de los com- ponentes biológicos, psíquicos y sociales en el hombre representa el fundamento de la inter- pretación, comprensión y desarrollo de
Neghme .
PSIQUIATRIA Y SALUD MENTAL
25
actitudes favorables a la integración de las tadas de mayo de julio de en que acciones médicas. tuvo responsabilidades directivas en la Facultad El autor da conocer las iniciativas adop- de Medicina de la Universidad de Chile. 17 REFERENCIAS
(1) Ameritan Psychiatric Association. Committee on Medical Education. “An outline for a curri- culum for teaching psychiatry in medical schools”.JMedE&c 31(2):113, 1956. (21 American Psychiatric Association. Psychiatry and Medical Education II. Report of the Confer- ence on Psychiatry and Medical Education, held at Atlanta, Georgia, March 6-10. 1967, Washington, D.C., 196c ï31 Ganzaraín. R.. Gil. G. v Grass. K. “Human
. _
relations and the teaching-learning process in medicalschool”.JMedEd41: 61-69,1966. (4) Matte-Blanco, 1. “El lugar de la psiquiatría y de la salud mental en medicina y en el plan de estudios médicos”. En Enseñanza de la nsiauia- tría y de la salud mental. Ginebra: Organiza- ción Mundial de la Salud. Cuadernos de Salud Publica No. 9. Págs. 62-77, 1961. (5) Neghme, A. “Propósitos generales y líneas programa de acción del decano de la facultad de medicina”. Rev Médica Chile 91: 764-770, 1963. (6) Neghme, A. Discurso pronunciado en el Salón de Honor de la Universidad de Chile con motivo de la incorporación como miembro de úde la Academia de Medicina. Rev Médica Chile 94:
242-257,
1966. (7) Roa, A. “Delimitación y objetivos de la enseñanza de la psiquiatría y de la salud mental”. Trabajo presentado en el Seminario sobre la Enseñanza de la Psiquiatría y la Salud Mental en las Escuelas de Medicina. Lima, Perú, 4-8 de diciembre de 1967. (8) Tijerina, 0. “Un laboratorio de relaciones huma- nas. El segundo curso de pedagogía médica”. Rev Méd Chile 92: 227-231, 1964. (9) The Teaching of Social and Behavioral Sciences in Canadian Medical Schools in 1970. Working Papers prepared for the Second Amnral Conference on Social Science and Medicine in Carrada, held in Winnipeg, Manitoba, on 31 May-1
June, 1970.
(10) Badgley, R. F. (Editor) Ciencias de la conducta y enseñanza médica en América Latina. Traduc- ción de la publicación trimestral de la Funda- ción Milbank Memorial 44, Número 2, abril de 1966 (parte 2). (II] Roa, A. et al. “Investigaciones sobre posibles índices de vulnerabilidad psíquica en los candi- datos a ingresar a la Escuela de Medicina de la Universidad de Chile (Resumen)“. En Psiquia- tría en la América Latina. Anales V Congreso Latinoamericano de Psiquiatría y VIII Con- greso Colombiano de Psiquiatría. Bogotá: Edi- torial Tercer Mundo, 1970.
Psychiatry and mental health in medicine and in medical education
(Summary)
Psychiatry has acquired great importance due to changes occurred in medicine and in society. The teaching of psychiatry permeates al1 curriculum levels of medical schools, starting with the basic cycle, up to the preclinical and clinical stages. In order to facilitate this new manner of teachlng psychiatry, it is advisable to reformulate study curricula by integrating, throughout the teaching cycle, the basic sciences, preventive and social medicine, and psychiatry, including the basic sciences of human behavior. The teaching of psychology and psychiatry should not try to prepare specialists-this is the responsibility of post-graduate education-but rather general physicians, qualified to make a diagnosis of incipient mental disturbances, to practice non-specialized psychotherapy and pharmacy. Furthermore, it should enable the non-specialized or basic physician, just out of medical school, to act in cases requiring urgent psychiatric attention, and to advise and guide communities in the development of mental health among the population. In a medical school, psychiatry can play an important function in the formation of the future doctors and in promoting the balanced functioning of general activities. More than any other branch of medicine, psychiatry has shown the role that human relations play as its best therapeutic tool. From them derives its forma- tive responsibility, as regards the understanding of the patient’s needs and medical humani- tarianism, as well as the concept of the inter- action between human feelings, thoughts, and emotions and symptomatic aspects. The integration of biological, psychic and social
26
BOLETIN DE LA OFICINA SANITARIA PANAMERICANA .
Enero 1972
components in man represents the basis for The author indicates the initiatives adopted interpreting, understanding, and developing from May, 1952 to July, 1968 when he had favorable attitudes to the integration of medical administrative responsibilities in the School of actions. Medicine of the University‘of Chile. A psiquiatria e saúde mental na medicina e ensino médico (Resumo) A psiquiatria adquiriu grande importancia, atualmente, em funcão
daS
alteracões sofridas pela medicina e pela sociedade. Seu ensino abrange todo o plano de estudo das escolas de medicina, comecando pelo cíelo básico até os ciclos pré-clínicos e clínicos. Para facilitar esta nova modalidade de ensino da psiquiatria é aconselhável reformular o plano de estudos por meio da integrapão ao longo da carreira, das ciencias básicas, da medicina pre- ventiva e social e psiquiatria, compreen- dendo as ciencias básicas do comportamento humano. 0 ensino da psicologia e psiquiatria não procurará preparar especialistas-responsa- bilidade do ensino de pós-graduacão- mas sim clínicos, capazes de fazer o diagnóstico de trastornos mentais incipientes, praticar psico- terapia e farmacoterapia não especializadas e remeter ao psiquiatra os casos de diagnóstico duvidoso. Além disso se prepará o médico náo especializado, que saia da escola de medicina, para agir nos casos de urgencia psiquiátrica e para assessorar e guiar as coletividades no desenvolvimento da saúde mental das popu- lacóes. Dentro de urna escola de medicina a psiquia- tria pode desempenhar urna funcáo importante IX3 formacao do futuro médico e favorecer o funcionamento harmônico das atividades gerais. A psiquiatria colocou em evidencia, mais que qualquer outro ramo da medicina, o papel que desempenham as relacóes humanas como seu melhor instrumento terapeutico. Daf deriva sua responsabilidade formativa, tanto no que se refere à compreensão das necessidades do enfer- mo e humanitarismo médico, como ao conceito da reacão recíproca entre os senti- mentos, pensamentos e emocóes humanas e os aspectos somáticos. A integracão dos compo- nentes biológicos, psiquicos e sociais no homem representa o fundamento da interpretacão, compreensão e desenvolvimento das atitudes favoráveis a integra&0 das acões médicas. 0 autor dá conhecer as iniciativas adotadas de maio de julho de 1968, em que teve responsabilidades de direcáo na Faculdade de Medicina da Universidade do Chile. La psychiatrie et la santé mentale en médecine et dans l’enseignement médica1 (Résumé) La psychiatrie a acquis aujourd’hui une grande importance à la suite des changements qui se sont produits dans le domaine de la medecine et au sein de la société. Son enseignement figure dans tous les plans d’études des écoles de médecme, depuis le cycle de base jusqu’au cycles préclinique et clinique. Afin de faciliter cette nouvelle métho- de d’enseignement, il conviendrait de remanier le plan d’études en y incorporant, tout le long de la carrière, les sciences fondamentales, la médecine préventive et sociale ainsi que la psychiatrie, y compris les sciences fondamen- tales du comportement humain. L’enseignement de la psychologie et de la psychiatrie ne cherchera pas à former des spécialistes- qui est le role de l’enseignement post-universitaire-mais des médecins genéraux, capables de diagnostiques des troubles mentaux naissants, de pratiquer la psychothérapie et la pharmacothérapie non spécialisées et renvoyer au psychiatre les cas de diagnostic douteux. On formera également le médecin non spécialisé qui quittera l’école de médecine pour s’occuper des cas psychiatriques urgents et pour assister de ses conseils et aider les collectivités en vue de I’amélioration de la santé mentale des populations. Dans le cadre d’une école de médecine, la psychiatrie peut remplir une fonction impor- tante en formant le nouveau médecin et en favorisant le fonctionnement harmonieux des activités générales. La psychiatrie a mis en évidence, plus que toute autre branche de la médecine, le role que jouent les relations humaines comme son meilleur instrument thé- rapeutique. De la découle sa responsabibté formative, tant en ce qui concerne la com- préhension des besoins du malade et l’humani- tarisme médical, qu’en ce qui concerne la
Neghme .
PSIQUIATFUA Y SALUD MENTAL
27 notion de la réaction réciproque entre les loppement des attitudes favorables à l’intégra- pensées, les émotions et les sentiments hu- tion des activités médicales. mains, et les aspects somatiques. L’intégration L’auteur relate les initiatives prises de mai des éléments biologiques, psychiques et sociaux 1952 juillet 1968, époque pendant laquelle il chez l’homme constitue la base de l’interpré- a exercé des fonctions administratives a la tation, de la compréhension et du déve- faculté de médecine de 1’Université du Chili.
NUEVE
MILLONES DE HISPANOAMERICANOS EN
LOS
ESTADOS UNIDOS La publicación
Persons of Spanish Origin
(P-20, No. 213) de la Secretaría de Comercio de los Estados Unidos revela que el 5% de la población estadounidense es hispanoamericana (9.2 millones). De estos, 5 millones son de origen mexicano; l-1/2 de ascendencia portorriqueña; 600,000 son cubanos, centroamericanos y sudamericanos, y 1.6 millones se clasifican como descendientes de españoles. Los estados de Arizona, California, Colorado, Nuevo México y Texas tienen la concentración más alta de hispanoamericanos (6 1% ). Alrededor de 6.7 millones de habitantes en los Estados Unidos hablan español como segundo idioma y, en muchos casos, es el único. (OEA,
Carta Semanal,
Vol. IX, No. 20, 1971). 7 abril DIA MUNDIAL DE LA SALUD Tema para 1972: En el corazón late la salud

Documentos PDF asociados:

LA PSIQUIATRIA Y LA SALUD MENTAL EN MEDICINA Y EN LA ...
Salud Mental y Medicina Psicológica - scielo.org.mx
PROMOCION DE SALUD MENTAL - who.int
Examen del Estado Mental - medicina-ucr.com
PSICOLOGÍA MÉDICA SALUD MENTAL
Enfermería en Salud Mental - nebrija.com
ENFERMERÍA EN SALUD MENTAL Y PSIQUIÁTRICA
Terapia ocupacional en Salud Mental - TOG
SISTEMA DE SALUD MENTAL EN CHILE - who.int
GUÍA DE CUIDADOS ENFERMEROS EN LA RED DE SALUD MENTAL DE ...
Introducción a la Salud Mental - facmed.unam.mx
Capítulo 6. SALUD MENTAL - Infomed, Portal de la Red de ...
Funciones de la Enfermería Especialista en Salud Mental ...
ENFERMERA ESPECIALISTA EN SALUD MENTAL - aeesme.org
Terapia ocupacional en Salud Mental - revistatog.com
Departamento de Salud Mental y Toxicomanías Organización ...
LEY DE PROCEDIMIENTOS DE SALUD MENTAL DE 1976 (SECCIONES ...
UNIDAD I: PSICOPATOLOGÍA. TEMA 1: SALUD MENTAL ...
SALUD MENTAL INFANTO JUVENIL - codajic.org
informe n.º 1 Cuidado de Salud Mental de Emergencia ...
Valoración de la Salud Mental Positiva y de los Requisitos ...
Manual de Recursos de la OMS sobre Salud Mental ... - who.int
Ambiente Terapéutico en Salud Mental. Análisis de ...
Asignatura: Enfermería de Salud Mental PROCESO ENFERMERO ...
CALIDAD CLÍNICA Y SEGURIDAD DEL PACIENTE EN SALUD MENTAL ...
PSICOLOGÍA MÉDICA SALUD MENTAL - El Baúl de la Psicóloga
CENTRO ESPECIALIZADO PARA LA ATENCIÓN DE LA SALUD MENTAL ...
Educación y salud mental - amsmx.files.wordpress.com
ATENCIÓN AMBULATORIA: SERVICIOS DE SALUD MENTAL DE DISTRITO
Mitos y Realidades relacionados con la Salud Mental Mito ...
Manual de salud mental para trabajadores de atención primaria
MEDICINA PREVENTIVA, SALUD PÚBLICA Y SALUD ... - ub.edu
Terapia ocupacional en Salud Mental - Revista de Terapia ...
Salud Pública. Medicina social - sld.cu
Medicina Nuclear Institutos Nacionales de Salud
Teoría microbiana y su repercusión en Medicina y Salud ...
Piédrola Gil MEDICINA PREVENTIVA Y SALUD PÚBLICA
PIJAOS SALUD EPSI MEDICINA ANCESTRAL
MEDICINA ANTIGUA HEBREA - Salud Pública 101
Programas de Formación y Especialización MEDICINA Y SALUD