1 LA PLAPLA - sagradocorazonsalta edu ar

no. Abrió el cuaderno, y allí estaba la Plapla bailando y patinando por la página y jugando a la rayuela con los renglones. Como podrán imaginarse, la Plapla causó mucho revuelo en el colegio. Ese día nadie estudió. Todo el mundo, por riguroso turno, desde el portero hasta los nenes de primer grado, se dedicaron a contemplar a la Plapla.


Texto en PDF


1. LA PLAPLA
Felipito Tacatún estaba haciendo los deberes. Inclinado
sobre el cuaderno y sacando un poquito la lengua, escribía
enruladas “emes”, orejudas “eles” y elegantísimas “zetas”.

De pronto vio algo muy raro sobre el papel.

–

¿
Qué es esto?, se
preguntó Felipito, que era un poco
miope, y se puso un par de anteojos.


Una de las letras que había escrito se despatarraba
toda y se ponía a caminar muy oronda por el cuaderno.


Felipito no lo podía creer, y sin embargo era cierto: la
letra, como una araña

de tinta, patinaba muy contenta por
la página.


Felipito se puso otro par de anteojos para mirarla mejor.

Cuando la hubo mirado bien, cerró el cuaderno asustado y
oyó una vocecita que decía:


–
¡Ay!


Volvió a abrir el cuaderno valientemente y se puso otro
par

de anteojos y ya van tres.


Pegando la nariz al papel preguntó:


–
¿Quién es usted señorita?


Y la letra caminadora contestó:


–
Soy una Plapla.


–
¿Una Plapla?, preguntó Felipito asustadísimo, ¿qué
es eso?

–
¿No acabo de decirte? Una Plapla soy yo.

–
Pero la maest
ra nunca me dijo que existiera una letra
llamada Plapla, y mucho menos que caminara por el
cuaderno.

–
Ahora ya lo sabes. Has escrito una Plapla.

–
¿Y qué hago con la Plapla?

–
Mirarla.

–
Sí, la estoy mirando pero... ¿y después?

–
Después, nada.


Y la Plapla

siguió patinando sobre el cuaderno
mientras cantaba un vals con su voz chiquita y de tinta.


Al día siguiente, Felipito corrió a mostrarle el
cuaderno a la maestra, gritando entusiasmado:

–
¡Señorita, mire la Plapla, mire la Plapla!La maestra creyó que
Felipito se había vuelto loco.

Pero
no.

Abrió el cuaderno, y allí estaba la Plapla bailando y
patinando por la página y jugando a la rayuela con los
renglones.


Como podrán imaginarse, la Plapla causó mucho
revuelo en el colegio.Ese día nadie estudió.


Todo

el mundo, por riguroso turno, desde el portero
hasta los nenes de primer grado, se dedicaron a
contemplar a la Plapla.


Tan grande fue el bochinche y la falta de estudio, que
desde ese día la Plapla no figura en el Abecedario.

Cada
vez que un chico, por ca
sualidad, igual que Felipito, escribe
una Plapla cantante y patinadora la maestra la guarda en
una cajita y cuida muy bien de que nadie se entere.


Qué le vamos a hacer, así es la vida.
Las letras no han sido hechas para bailar, sino para
quedarse quietas
una al lado de la otra, ¿no?

En

Cuentopos de Gulubu
Fecha de publicación original:

1967Autor
:

María Elena Walsh

_______________________________________________
__________________2. DON FRESQUETE

Había una vez un señor todo de nieve. Se llamaba
Don Fresquete.

¿Este señor blanco había caído de la luna?
–
No.

¿Se había

escapado de una heladería?
–
No, no, no.


Simplemente, lo habían fabricado los chicos, durante
toda la tarde, poniendo bolita de nieve sobre bolita de
nieve.

A las pocas horas, el montón de nieve se había
convertido en Don Fresquete.

Y los chicos lo festeja
ron,
bailando a su alrededor.


Como hacían mucho escándalo, una abuela se asomó
a la puerta para ver qué pasaba.

Y los chicos estaban
cantando una canción que decía así:


“Se ha marchado Don Fresquete a volar en barrilete.”


Como todo el mundo sabe, los señor
es de nieve suelen
quedarse quietitos en su lugar.

Como no tienen piernas, no
saben caminar ni correr. Pero parece que Don Fresquete
resultó ser un señor de nieve muy distinto.

Muy
sinvergüenza, sí señor.


A la mañana siguiente, cuando los chicos se
levanta
ron, corrieron a la ventana para decirle buenos días,
pero...


¡Don Fresquete había desaparecido!


En el suelo, escrito con un dedo sobre la nieve, había un
mensaje que decía:


“Se ha marchado Don Fresquete a volar en barrilete.”


Los chicos miraron hacia arriba y alcanzaron a ver, allá
muy lejos, a Don Fresquete que volaba tan campante,
prendido de la cola de un barrilete.


De repente parecía un ángel y de repente parecía una
nube gorda.


¡Buen viaje, Don Fresquera!
En

Don

Fresquet
e
Editorial: AlfaguaraAutor
:

María Elena Walsh_______________________________________________
__________________

3.

BISA VUELA

Había una vez una ancianita con más años que hojas
tiene un ombú. Alta y flaca y memoriosa y sabia.Y había
una vez un
pueblo grande como dos sábanas cosidas al
medio

por las vías del ferrocarril.

Y había en el pueblo
vari
as familias con muchos chicos.Y había trenes que
pasaban de largo, llenos de vacas y sin pasajeros.


La ancianita vivía sola en lo alto de un mangrullo
.
Guardaba cachivaches en un baúl de su antepasado el
Conquistador. Y su grillo Pachimú se guardaba él solo
dentro de una caja de fósforos.


Un buen día, los niños, reunidos en asamblea en el
galpón del ferrocarril bajo las alas de un viejo avión
herrumbrad
o, decidieron adoptar a la anciana como
bisab
uela de todos y llamarla Bisa.

Y desde entonces
vivieron felices, jugando con Bisa a la rayuela y al ajedrez.

Salían todos a pasear, algunos en bicicleta, otros en
caballo de palo y alguno en un cajón tirado po
r un carnero.

Pescaban renacuajos para investigarlos y cultivaban
enormes calabazas anaranjadas.


Bisa, en sus tiempos, había sido aviadora. Y el viejo
avión

era su famoso “Águila de Oro”.
La campeona de
vuelo estaba jubilada
–
decía
-

desde que sus ojos se
d
ebilitaron y un mal día al aterrizar había atropellado a una
pobre perdiz viuda.


Entre todos se pusieron a limpiar y aceitar el
aeroplano, con la esperanza de volar algún día y llegar, por
lo
m
enos, hasta la orilla del mar
¡Y ese día estaba cerca!

Porque
ya las hélices rugían como dos leones tartamudos,
comandados por la famosa aviadora.


Bisa abrió un baúl, sacó su viejo uniforme arrugado y
se lo probó frente al espejo.


-
No es tan distinto del uniforme de los astronautas,

¿verdad, Pachimú?


Pero el grillo,
por ser tan pequeño, no sabía nada de
astronautas.


Bisa se encasquetó la gorra y se puso unas antiparras
que nunca había usado: era un trofeo regalo de su madrina
después de su último vuelo ¡tantos miles de días atrás!

-
Estos anteojos se han vuelto locos
-
dijo Bisa. Y miró a
Pachimú, y en su lugar vio un gato con cola de pavo real.

-
Estás muy raro. ¿Qué te pasa, Pachimú?


Pero Pachimú, por ser tan pequeño, no sabía nada de
rarezas.


Bajó de su casa y con el grillo en su caja dentro de uno
de sus 54 bolsillos
llenos de herramientas, corrió a
contar
les a sus bisnietos la novedad.
Los niños, por
riguroso turno, se probaron las gafas y no vieron nada, sólo
las encontraron asquerosamente sucias y empañadas.

-
Estoy segura de que con estos anteojos maravillosos
pondr
é en marcha el motor
-

dijo Bisa.


Los chicos abrieron los portones, Bisa trepó a la
diminuta cabina, movió manivelas y palancas y…
¡brrrrummmm!

cruzó las vías y remontó vuelo.


Los bisnietos la siguieron un poco a la carrera, después
se taparon los ojos temie
ndo lo peor.


Seguramente ustedes también tiemblan de espanto
pensando que se va a estrellar contra

el más alto de los
eucaliptos.
Pero no, Bisa vuela, feliz. Mira hacia abajo y ya
no ve a sus bisnietos ni el ocre de los monótonos campos.

Ve toda la ciudad
de Nueva York, ve una carroza tirada por
mariposas gigantes, ve las pirámides mexicanas, ve un
cohete espacial que pasa cerca, y allá lejos ve algunas
torres de la ciudad de Bagdad.



Como le quedaba escaso combustible, al divisar una
calle ancha y poco tran
sitada, decidió aterrizar. ¿Dónde
estaría? ¡Buena pregunta para Pachimú!


Bisa se levantó las gafas y vio que los niños de un
pueblo extraño se acercaban a recibirla, con sonrisas,
besos, abrazos y un ramillete de margaritas.

Pero ¡ay!, hablaban en otra len
gua, sólo entendieron el
idioma de los cariños. Entonces Pachimú se puso a cantar,
y a él sí lo entendieron, porque los grillos

cantan en un
idioma universal.
Salió de su caja y del bolsillo y desde el
ala del avión trabajó de traductor.


Los chicos de ese
pueblo también decidieron adoptar a
Bisa como bisabuela de todos. Y le ofrecieron domicilio en
una casita construida en las ramas de un árbol.


Desde entonces Bisa vuela de pueblo en pueblo y de
bisnietos en bisnietos.


Ya aprendió otro idioma y, en cada via
je, que dura
media hora o tres meses
–
nadie lo sabe
-
, sigue mirando
encantada por los cristales de sus antiparras, las maravillas
del mundo que siempre quiso conocer.

En

¡Cuánto cuento!
Editorial: AlfaguaraAutor
:

María Elena Walsh_______________________________________________
__________________EL PAÍS DE LA GEOMET
RÍA

Había una vez un amplio país blanco de papel. El Rey
de este país era el Compás. ¿Por qué no?


El Compás.

Aquí viene caminando con sus dos patitas
f
lacas: una pincha y la otra no.
Jo jo jo jo jo, una pincha y la
otra no.


El Rey Compás vivía en un gran palacio de cartulina en
forma de icosaedro, con dieciocho ventanitas. Cualquiera
de nosotros estaría contento

en un palacio así, pero el Rey
Compás no. Estaba siempre triste y preocupado.

Porque
para ser feliz y rey completo le faltaba enco
ntrar a la
famosa Flor Redonda.
Jo jo jo jo jo, sin la Flor Redonda no.


El Rey Compás tenía un poderoso ejército de Rombos,
u
na guardia de vistosos Triángulos, un escuadrón policial
de forzudos Trapecios, un sindicato de elegantes Líneas
Rectas, pero... le faltaba lo principal: ser dueño de la
famosa Flor Redonda.


E
l Rey había plantado dos Verticales Paralelas en el
patio, que l
e servían de atalaya. Las Paralelas crecían,
crecían, crecían...
Muchas veces el Rey trepaba a ellas para otear el
horizonte y ver si alg
uien le traía la Flor, pero no.
Había
mandado cientos de expediciones en su búsqueda y nadie
había podido encontrarla.


Un día el Capitán de los Rombos le preguntó:


–
¿Y para qué sirve esa flor, señor Rey?

–
¡Tonto, retonto!
–
tronó el Rey
–
. ¡Solamente los tontos
retontos preguntan para qué sirve una flor! El Capitán
Rombo, con miedo de que el Rey lo pinchara, salió
despacito

y de perfil por el marco de la puerta.


Otro día el Comandante de los Triángulos le preguntó:

–
Hemos recorrido todos los ángulos de la comarca sin
encontrarla, señor Rey. Casi creemos que no existe.
¿Puedo preguntarle para qué sirve esa flor?

–
¡Tonto, reto
nto!
–
tronó el Rey
–
. ¡Solamente los tontos
retontos preguntan para qué sirve una flor! El Comandante
de los Triángulos, temeroso de que el Rey lo pinchara, salió
despacito y de perfil por una de las dieciocho ventanas del
palacio.


Otra tarde la Secretaria
del sindicato de Líneas Rectas
se presentó ante el Rey y tuvo la imprudencia de decirle:

–
¿No le gustaría conseguir otra cosa más útil, señor Rey?
Porque al fin y al cabo, ¿para qué sirve una flor?

–
¡Tonta, retonta!
–
tronó el Rey
–
. ¡Solamente las tontas
re
tontas preguntan para qué sirve una flor! La pobre
señorita Línea, temerosa de que el Rey la pinchara, se
escurrió por un agujerito del piso.


Poco después llegaron los Trapecios, maltrechos y
melancólicos después de una larga expedición.

–
¿Y? ¿Encontraron
a la Flor Redonda?
–
les preguntó el
Rey, impaciente.

–
Ni rastros, Majestad.

–
¿Y qué diablos encontraron?

–
Cubitos de hielo, tres dados, una regla y una

cajita.

–
¡Ha
rrrto! ¡Estoy har
to de ángulos y rectas y puntos! ¡Sois
todos unos cuadrados! (Este insult
o ofendió mucho a los
Trapecios).

-
¡Estoy ha
rto y amarrrgado! ¡Quiero encontrar a la famosa
Flor Redonda!


Y todos tuvieron que corear la canción que ya era el
himno de la comarca:


Sin la flor redonda no. Jo jo jo jo jo.


Los súbditos del Rey, para distraer
lo, decidieron
organizar un partido de fútbol. Las tribunas estaban llenas
de Puntos alborotados. Los Rombos desafiaban a los
Triángulos.


En fin, ganaron los Triángulos por 1 a 0 (mérito
singular si se tiene en cuenta que la pelota era un cubo). El
Capitán

de los Rombos fue a llorar su derrota en un rincón.

El Comandante de los Triángulos, cansado y victorioso, se
acercó al Rey:

–
¿Y? ¿Le gustó el partido, Majestad?

–
¡Bah, bah!...
–
dijo el Rey, distraído, siempre con su idea
fija
–
. No perdamos tiempo con par
tidos; mañana salimos
todos de expedición.

–
¿Mañana? Pero estamos muy cansados, señor Rey. El
partido duró siete horas; usted no sabe cómo cansa jugar
con una pelota en forma de cubo.

–
Tonto, retonto, mañana partimos.


A la mañana tempranito el Rey pasó rev
ista a sus
tropas. Había decidido salir él mismo a la cabeza de la
expedición. Rombos, Cuadrados, Triángulos, Trapecios y
Líneas Rectas formaban fila, muertos de sueño y
escoltados por unos cuantos Puntos enrolados como
voluntarios.


Allá se van todos, en b
usca de la famosa, misteriosa y
caprichosa Flor Redonda.


La expedición del Rey Compás atravesó páginas y
cuadernos desolados, ríos de tinta china, espesas selvas
de viruta de lápiz, cordilleras de gomas de borrar,
buscando, siempre buscando a la dichosa fl
or.

Registraron todos los ángulos, todos los rincones, todos los
vericuetos, bajo el viento, la lluvia, el granizo y la resolana.

–
Me doy por vencido
–
dijo por fin el Rey. Quizás ustedes
tenían razón y la dichosa Flor Redonda no exista. Quizá no
eran tan r
etontos como yo pensaba. Volvamos a casita.


Cuando volvieron, el Rey se encerró en su cuarto,
espantosamente triste y amargado.


Al rato entró la señora Línea a llevarle la sopita de tiza y
se preocupó mucho al verlo tan triste.–
Señor Rey
–
le dijo para co
nsolarlo
–
, ¿no sabe usted que
siempre es mejor cantar y bailar que amargarse?


Cuando la señorita Línea se hubo deslizado por debajo
de la puerta, el Rey, que no era sordo a los consejos, dijo:

–
Y bueno, probemos: la la la la... Y cantó y bailó un
poquito.


Bailando, bailando, bailando, descubrió sorprendido
que había dibujado una hermosa Flor Redonda sobre el
piso de su cuarto.
Y siguió bailando hasta dibujar flores y más flores
redondas que pronto se convirtieron en un jardín.Jo
,

jo,

jo
,

jo
,

jo

y la Flor

dibujó.

En

El país de la geometría
Fecha de publicación original:

1987Autor
:

María Elena Walsh _______________________________________________
__________________HISTORIA DE UNA PRIN
CESA,
SU PAPÁ Y EL
PRÍNCIPE KINOTO FUKA
SUKA
Esta es la historia de una princesa, su papá, una
mariposa y el Príncipe Kinoto Fukasuka.


Sukimuki era una princesa japonesa. Vivía en la
ciudad de Siu Kiu, hace como dos mil años, tres meses y
media hora.

En esa épo
ca, las princesas todo lo que tenían
que hacer era quedarse quietitas. Nada de ayudarle a la
mamá a secar los platos. Nada de hacer mandados. Nada
de bailar con abanico. Nada de tomar naranjada con pajita.
Ni siquiera ir a la escuela. Ni siquiera sonarse l
a nariz. Ni
siquiera pelar una ciruela. Ni siquiera cazar una lombriz.
Nada, nada, nada. Todo lo hacían los sirvientes del palacio:
vestirla, peinarla, estornudar por...
–
atchís
–
, por ella,
abanicarla, pelarle las ciruelas. ¡Cómo se aburría la pobre
Sukimu
ki!


Una tarde estaba, como siempre, sentada en el
jardín papando moscas, cuando apareció una enorme
Mariposa de todos colores. Y la Mariposa revoloteaba, y la
pobre Sukimuki la miraba de reojo porque no le estaba
permitido mover la cabeza.

–
¡Qué linda mari
posapa!
–
murmuró al fin Sukimuki, en
correcto japonés.


Y la Mariposa contestó, también en correctísimo
japonés:

–
¡Qué linda Princesa! ¡Cómo me gustaría jugar a la
mancha con usted, Princesa!

–
Nopo puepedopo
–
le contestó la Princesa en japonés.

–
¡Cómo me
gustaría a jugar a escondidas, entonces!

–
Nopo puepedopo
–
volvió a responder la Princesa
haciendo pucheros.

–
¡Cómo me gustaría bailar con usted, Princesa!
–
insistió la
Mariposa.

–
Eso tampococo puepedopo
–
contestó la pobre Princesa.

Y la Mariposa, ya un
poco impaciente, le preguntó:

–
¿Por qué usted no puede hacer nada?

–
Porque mi papá, el Emperador, dice que si una Princesa
no se queda quieta, quieta, quieta como una galleta, en el
imperio habrá una pataleta.

–
¿Y eso por qué?
–
preguntó la Mariposa.

–
Porqu
e sípi
–
contestó la Princesa
–
, porque las Princesas
del Japonpón debemos estar quietitas sin hacer nada. Si
no, no seríamos Princesas. Seríamos mucamas, colegialas,
bailarinas o dentistas, ¿entiendes?

–
Entiendo
–
dijo la Mariposa
–
, pero escápese un ratito y

juguemos. He venido volando de muy lejos nada más que
para jugar con usted. En mi isla, todo el mundo me hablaba
de su belleza.


A la Princesa le gustó la idea y decidió, por una vez,
desobedecer a su papá.

Salió a correr y bailar por el jardín
con la Mari
posa.


En eso se asomó el Emperador al balcón y al no ver a
su hija armó un escándalo de mil demonios.

–
¡Dónde está la Princesa!
–
chilló.


Y llegaron todos sus sirvientes, sus soldados, sus
vigilantes, sus cocineros, sus lustrabotas y sus tías para ver
qué l
e pasaba.

–
¡Vayan todos a buscar a la Princesa!
–
rugió el Emperador
con voz de trueno y ojos de relámpago.


Y allá salieron todos corriendo y el Emperador se quedó
solo en el salón.

–
¡Dónde estará la Princesa!
–
repitió.


Y oyó una voz que respondía a sus esp
aldas:

–
La Princesa está de jarana donde se le da la gana.


El Emperador se dio vuelta furioso y no vio a nadie. Miró
un poquito mejor, y no vio a nadie. Se puso tres pares de
anteojos y, entonces sí, vio a alguien. Vio a una mariposota
sentada en su propio

trono.

–
¿Quién eres?
–

rugió el Emperador con voz de trueno y
ojos de relámpago.

Y agarró un matamoscas, dispuesto a aplastar a la
insolente Mariposa.

Pero no pudo.

¿Por qué?


Porque la Mariposa tuvo la ocurrencia de transformarse
inmediatamente en un Prínc
ipe. Un Príncipe buen mozo,
simpático, inteligente, gordito, estudioso, valiente y con
bigotito.


El Emperador casi se desmaya de rabia y de susto.

–
¿Qué quieres?
–
le preguntó al Príncipe con voz de trueno
y ojos de relámpago.

–
Casarme con la Princesa
–
dijo

el Príncipe valientemente.

–
¿Pero de dónde diablos has salido con esas
pretensiones?

–
Me metí en tu jardín en forma de mariposa
–
dijo el
Príncipe
–

y la Princesa jugó y bailó conmigo. Fue feliz por
primera vez en su vida y ahora nos queremos casar.

–
¡No lo

permitiré!
–
rugió el Emperador con voz de trueno y
ojos de relámpago.

–
Si no lo permites, te declaro la guerra
–
dijo el Príncipe
sacando la espada.

–
¡Servidores, vigilantes, tías!
–
llamó el Emperador.

Y todos entraron corriendo, pero al ver al Príncipe
em
puñando la espada se pegaron un susto terrible.


A todo esto, la Princesa Sukimuki espiaba por la
ventana.

–
¡Echen a este Príncipe insolente de mi palacio!
–
ordenó el
Emperador con voz de trueno y ojos de relámpago.


Pero el Príncipe no se iba a dejar echar
así nomás.


Peleó valientemente contra todos. Y los vigilantes se
escaparon por una ventana. Y las tías se escondieron
aterradas debajo de la alfombra. Y los cocineros se
treparon a la lámpara.


Cuando el Príncipe los hubo vencido a todos, preguntó
al Empera
dor:

–
¿Me deja casar con su hija, sí o no?

–
Está bien
–
dijo el Emperador con voz de laucha y ojos de
lauchita
–
. Cásate, siempre que la Princesa no se oponga.


El Príncipe fue hasta la ventana y le preguntó a la
Princesa:

–
¿Quieres casarte conmigo, Princesa
Sukimuki?

–
Sípi
–
contestó la Princesa entusiasmada.


Y así fue como la Princesa dejó de estar quietita y se
casó con el Príncipe Kinoto Fukasuka. Los dos llegaron al
templo en monopatín y luego dieron una fiesta en el jardín.
Una fiesta que duró diez días y

un enorme chupetín.


Así acaba, como ves, este cuento japonés.

Documentos PDF asociados:

1. LA PLAPLA - sagradocorazonsalta.edu.ar